sábado, febrero 19, 2011

Arrastrar para sacar el tres de espadas. Por Jorge Díez





Ya sabéis que cada vez me gusta más tomarme esto como un juego, así que el siguiente de los post “enfermos” tendrá algo de partida de cartas. Y será largo, un “tres en uno”, lo siento.

Después de la buena experiencia en Bilbao me esperaba Toledo, adonde hacía mucho tiempo que no iba. Lo primero fue el manido tema de las expectativas. Quiero decir que recordaba Toledo de visitas juveniles, de bastantes años atrás, con menos viajes a cuestas. Y lo recordaba como un salto en el tiempo, como sumergirte de verdad en una ciudad del siglo XVII. Pues no encontré esa misma magia, ese casco antiguo impecable; encontré una población un tanto maltratada por el turismo y las obras. Pero eso es algo muy personal que tampoco me impidió pasear, disfrutar de la ciudad vieja y visitar museos. Me llamaron la atención los cortos horarios de tarde que tienen, lo que me dejó sin ver varias cosas. Y os ahorraré la posible polémica en torno al contenido del Museo del Ejército porque supongo que es ante todo resultado de la deformación profesional.

Así que vamos a hablar de comida, que es lo nuestro. La hora de llegada me llevó a meter una cena el primer día en contra de mi gusto (Para homenajes dadme comidas, que la digestión luego se hace dura.) pero quería probar tres sitios y… Total, que hubo cena en Adolfo, clásico de la restauración en Toledo y verdadero emporio del papeo local que me acechaba incluso debajo del hotel con su escuela de hostelería. Esa palabra, clásico, en su mejor acepción, es la que lo define. Ese servicio de la vieja escuela, trajeado, ceremonioso; mesas grandes y espaciadas; la sala que es en sí un tesoro (podéis ver fotos en su web pero no le hacen justicia, no se aprecian detalles del suelo y el artesonado que impresionan); ese gerente que a la salida te da su tarjeta personal y se ofrece a resolverte cualquier petición futura, además de regalarte unos riquísimos mazapanes “para su señora” (que por supuesto me comí yo en el hotel, qué señora ni qué…) son señas de identidad de un concepto antiguo pero que sigue gustando mucho según a quien. Y yo no soy de los devotos de ese estilo pero os aseguro que lo hacen muy bien, que te hacen sentir muy a gusto, que consiguen que no empalague nada. Hay mucho oficio detrás.

Sobre la mesa su aceite propio de cornicabra, pan de cristal y pan común, muy dignos, y una crema de apio bien rica y un taquito de atún rojo (Sí, ¡han pecado!) con crema de manzana como aperitivos. Eso mientras espero lo que he pedido, unos chipirones (Sigo sin consultar el libro de estilo del blog, así que si se puede usar la palabra, aquí ponéis “cojonudos”.) con cebolla roja que fueron un triunfo en el tapete y que ganaron la baza incluso a la perdiz, abundante y rica pero a la que le faltaba fuerza en mi opinión. Como uno es un zampabollos y había otro elemento clásico, el carro de quesos, también los pedí. Y ahí hice mal, porque el surtido llevaba un manchego, que es lo suyo y que estaba muy bueno, un San Simón ahumado, que no estaba tan “teta” como su forma, y dos viejos conocidos que tampoco me emocionaron: uno de Taramundi con nueces y nuestro ubicuo La Peral. Ya veis, parece que los quesos me perseguían desde el norte. Por cierto, las confituras de acompañamiento, a base de higos, frutos rojos y albaricoque, estaban muy bien. Aunque en la mano del dulce por lo menos cantamos veinte y nos recuperamos. El suflé de chocolate con helado de vainilla unido a un buen café y a un surtido de golosinas de cortesía –magdalena, mazapán, turrón y trufa con menta- cerraron bien esta partida.

A todas estas también bebí, claro. Un Jiménez Landi Piélago 2007, por aquello de buscar algo de la tierra y contundente, preparado para lo que esperaba de la perdiz. Y como estaba solo en mi mesa y dedicaba atención al vino, lo miraba, giraba la copa, olía –vamos, que tenía pinta de friki de esos, vaya- el anfitrión me trajo la prueba de un Pago del ama 2005 que estaba catando un pequeño grupo de conocidos junto a otros vinos. Muy bueno el primero para su función de acompañar mi cena; rotundo el segundo, que no conocía; y en consecuencia, notable la exaltación producida por tanto vino. Pero que nadie dude: por si los excesos te pueden hacer olvidar algo, te dan la etiqueta de tu botella pegada en un tarjetón a modo de recuerdo, así que ahí tengo las dos en casa.

De lo demás de esa noche me perdonaréis si no os hablo, de momento. Lo que puedo asegurar es que churros y porras son un gran aliado en el desayuno del día después y sobre todo si hace frío y el local es pequeño, para que el calor y el aroma de recién fritos lo llenen todo. Un lujo cercano que no tuve en Bilbao (en algo tenía que ganar Toledo, ¿no?) y que también ofrecía una tortilla de patata contundente y buena, aunque especialmente cara. Sobre el nombre no apostaría pero creo que era La churrería, sin más, y desde luego le cuadra ese nombre.

La partida del día siguiente se jugaba en Lócum. Colgado en un corredor sobre el patio central podía observar las cabezas de los demás comensales cuando entraban, antes de que los distribuyesen por los pisos. Disposición curiosa pero poco práctica. Y escaleras de pendiente peligrosa (¡Cuidado con la bebida!).

Reparten cartas: olivas, el pan y aceite Quercus de mano. Como aperitivo una ensaladilla de mar (crema de calabaza y zanahoria, crema de pimiento, espuma de patata y mayonesa, con huevas de trucha y mojama) que hubiera merecido ser plato, amigos. Sobre todo para el verano. Después, turrón de hígado de pato con orejones confitados y fresas. La presentación está muy lograda pero resultó demasiado dulce, además de denso. Jugué con cada ingrediente y con contrastes y hasta le busqué contraste con las aceitunas que aún tenía en la mesa (no fue tan disparatado). Los salmonetes con alcachofas, mejillones y salsa verde eran una buena propuesta pero fallaron (es decir, no asistieron al palo) por el pescado en sí, que no era todo lo sabroso que podía pensarse. Las raciones eran bastante generosas. Un cortante de manzana verde con gelatina de eucalipto para pasar al postre, pastel de mazapán (era un coulant) con helado de queso con arándanos. Mejoró la mano de lo salado. Con el café, un chupito de albaricoque con leche merengada, chocolate blanco con pasas y chocolate negro. Con tanto ingrediente díscolo en los platos (foie, alcachofa) la bebida tenía que ser todoterreno, o sea, champán. Había una entrada en la carta de “Champán de pequeño productor (consultar)” por donde van rotando distintas marcas. Esta vez era un Veuve Doussot Brut que sin ser un grande cumplió entre tantas zancadillas de sabores.

Entre paseos y museos con los que no os voy a aburrir, entre cafés poco relevantes que no señalaré, me quedo con los detalles de las compras, concentradas en el turrón y los mazapanes de Santo Tomé, estupendos, y con dos locales que me dieron juego a primera hora de la noche: La Flor de la Esquina, que lo mismo te daba para un buen café que para un vinito acompañado por un pincho bastante interesante, y La Campana Gorda, más castizo, donde las cañas siempre traían algo sabroso consigo (morcilla, cazuelita de algún guiso…) Además este fue mi proveedor de prensa. Lo mío con los cafés y con el periódico en los locales es un ritual que siempre cumplo; escojo o descarto muchos por ese motivo.

Para ser sincero también tendría que hablar del Pub O’briens, pero eso ya entra en la parte de la noche que preferí no contar al principio y que vamos a seguir omitiendo.

Falta la tercera partida, para la que cambiamos de garito, de Toledo a Illescas. ¿A que ya sabéis dónde? Eso es, en El Bohío. A este le tenía gana hace tiempo, era uno de esos sitios a los que todavía me apetecía ir en plena etapa de desencanto con las grandes promesas gastronómicas. De Illescas, de la villa, no esperaba gran cosa pero tan poco, tan poco… En fin, vine a comer, no de paseo. Repartir estas cartas –las de vino- no es tan fácil como dar las de una baraja, qué va. Mientras las miro la sala se va llenando, de gente y de ruido. ¡Ay, esos clientes que por habituales creen que el sitio es su casa!

Quiero exprimirlo a fondo, así que menú degustación y lo que venga. De momento, lo primero que viene son unos aperitivos “anónimos”. Anónimos porque nadie me cuenta lo que son. Espero un poco para no pecar de tragón pero antes de que me pase como en Freixa en Madrid y me los retiren les meto mano. Luego ya llegó uno con derecho a presentación: un bollito de chorizo con sangría que estaba bastante bien. Empieza el juego en serio. Su atascaburras no me gustó, frío, sin alma. Un escabeche de foie con perdiz y sardina tampoco mostró el sabor que prometía el enunciado y estaba helado. Lo del frío de estos platos empezaba a preocuparme, a ser una amenaza. La ensalada campera con bonito fresco no era un plato con tantas pretensiones pero al menos este ya empezó a levantar el menú, a ser agradable. A partir de ahí hubo partida. Espardeñas con pan de sopa de ajo y yema, verduras salteadas y licuadas, ropa vieja y caldo de cocido… Todos platos de terruño, de buena casta. La dorada con reducción de hongos y cebolletas también me gustó. Tuve un último fallo con la oreja confitada y a la parrilla pero ahí no jugué yo bien mis cartas, dije que no tenía pegas con ningún producto y la oreja no me gusta. Y sin excusas, que figuraba en el menú impreso que me habían dado poco después de empezar; pude haberlo mirado y haber avisado.

Última mano, postre y café. Leche cuajada con hierbas y cacao, donde volvían a aparecer las arenas (de cacao) que estuvieron demasiado presentes en muchos platos. Y flan de caramelo, que era un rico flan fluido en una esfera de hilos de caramelo. Con el café hubo unos petit fours de los que tengo buen recuerdo pero que fueron anónimos como los aperitivos, así que no digo más.

Y esta vez no pedí un champán –vino para (casi) todo- y dejé que me pusieran su maridaje con el menú. Jean Lallement, Boreas viognier 2008, Pago de la Jaraba crianza 2007 y Finca Antigua moscatel 2009. Todos se adaptaron a su función, ninguno excepcional pero todos dignos. Me llamó la atención el viognier, del que no sabía nada, del que esperaba menos (decepciones frecuentes con esa uva) y que dio buena nariz y buena boca.

Para ser justos hay que destacar que el servicio sólo falló en lo del anonimato de aperitivos y golosinas. En lo demás estuvo impecable, atento y con todos los detalles. Les honra ese apartado y no quiero que pese demasiado un lunar sobre el conjunto.

Pues esto fue el juego por La Mancha. Buenas bazas, sí, pero no pillé ningún as, sólo pude arrastrar para sacar el tres, esas tres espadas típicas de Toledo.

89 comentarios:

  1. reportaje de Naguar en el blog de rafael secades veo una foto con un paquete de BN y un cigarro apagado

    veo que no se cumple con la reciente ley de prohibido fumar

    ResponderEliminar
  2. anonimo
    vas a repetirlo tambien en el proximo post?? y en el siguiente??
    yo creo que ya lo dejaste bastante claro en el anterior

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no se han lucido precisamente en Naguar. Ese cigarrillo apagado podría ser algo circunstancial y puntual pero en la parte superior izquierda también se ve a alguien sosteniendo un cigarrillo encendido...

    ResponderEliminar
  4. Supongo que lo repite por temor a que, siendo de los últimos comentarios del post anterior, quede en el olvido de "la red"; por esa misma razón repito aquí la respuesta que puse allí:

    Jodé, qué fino hilais algunos.
    Con esa foto ya hay pruebas suficienetes para ir a la juez Pajín, que se clausure el local y que deporten a Martino y a sus socios a una carcel turca.

    Y añado, un poco más en serio:
    ¿Tú crees que tanto el cliente presunto criminal, como el hostelero presunto delincuente se iban a arriesgar de esa forma, estando, como se dice, el bar hasta las trancas?
    ¿No piensas que, según se deduce del texto, la tertulia se alargó, el negocio CERRÓ, y en esas circunstancias fue donde el "apestado" echó el pitín?

    ResponderEliminar
  5. Seguiste mis pasos de anteriores estancias toledanas ;-). Opino más o menos como tú. Muy bien todas mis visitas al Adolfo al que has descrito perfectamente. Mejorable el Locum aunque no es mala dirección y en mi visita El Bohío fue fantástico.

    Y aunque estuviesen en obras, Toledo siempre te muestra algo distinto cada vez que vas. Impresionante ciudad.

    ResponderEliminar
  6. Colleja para el jefe por no poner las etiquetas. Ya las puse yo.

    Aunque parezca increíble que alguien haga caso a unos frikis como nosotros :-), ya me ha dicho más de un lector habitual que aunque no participa, siempre consulta el blog cuando va a una provincia de las que tenemos posts. De ahí la utilidad de las etiquetas.

    ResponderEliminar
  7. Un pequeño apunte tocapelotas ;-). En realidad Toledo e Illescas se situan en la parte castellana de Castilla-La Mancha, no manchega.

    Es curioso que cuando en general se dice algo de Castilla-La Mancha y de Castilla y León pasa lo mismo pero al revés. Y me explico. Si alguien se refiere a un pueblo de Castilla-La Mancha por reducción dice que es manchego aunque sea tan castellano como Talavera de la Reina por ejemplo. Y cuando alguien se refiere a un pueblo de Castilla y León siempre dice que es castellano aunque sea tan leonés como Astorga.

    No deja de ser curioso.

    ResponderEliminar
  8. ohhhhhhhhhhhhhhhhhh
    leo entrelineas pinchazo en el bohio, una pena, pero se ve que no te emociono.
    por tu post me atrae mas el adolfo, aunque con lo de la peral me mataste.
    muy bueno lo de los mazapanes para la señora, cojonudo!!!!!! jeje

    pienso igual que tu de toledo, hace poco estuvimos por alli, hacia bastantes años que no iba, y me parecio lo mismo, miedo me da verlo dentro de unos cuantos años

    ResponderEliminar
  9. SE comentaba hace poco que eran malas fechas para el pescado, pero ayer me encontré en La Mundial con unos salmonetes de carnes prietas y color coralino brillante y no pude dejar de llevarme unos cuantos. POr la noche no defraudaron.

    ResponderEliminar
  10. Pista vinícola. Muy bueno el Coto de Gomáriz 2009, un Ribeiro por unos 9€, realmente rico.

    ResponderEliminar
  11. ¡Pero qué bonito lunes! Que digo yo, igual que han conseguido café descafeinado, ¿no puede haber café pluscafeinado?

    Lolo, tampoco calificaría de pinchazo lo de El Bohío. Más bien fue eso de las expectativas y tal y tal, ya sabes. Pero esas primeras vueltas al circuito, con las ruedas tan frías, aunque no llegase a pinchar no permitieron buenos tiempos ;-)

    ResponderEliminar
  12. ¿Mazapanes? No recuerdo ningunos mazapanes, sr. juez; ignoro quién puso eso en el post. Habrá sido un error informático :-)))

    ResponderEliminar
  13. vale, vale, vale, entendido entonces jeje
    algo gastronomicamente reseñable en el finde???

    ResponderEliminar
  14. Y sí, Toni, coincidimos en los restaurantes. Supongo que algo más habrá en Toledo, sobre todo si se apunta a lo tradicional, pero me parecieron las referencias más ajustadas a mi gusto. No sé si tendremos lectores que apunten alguna otra igual o mejor.

    ResponderEliminar
  15. Je, je. No me haga usted hablar, Don Lolo. Sólo adelantaré que las cronicas podrán decir algo como "hubimos grande pitanza, donde el mesonero nos alabó la trayectoria del Sporting pero no dejó de demandar al entrenador méritos que aún le faltan".
    Cuando consiga hacer formar correctamente a mis neuronas para pasar revista tomaré una decisión, pero como es probable que haya post, a su debido tiempo, hasta aquí puedo leer.

    ResponderEliminar
  16. como no solo de vino vive el hombre y cada loco suele ir con su tema, pista lactea del fin de semana
    requeson la saregana
    im presionante
    mil posibilidades, estirandolo con buena leche fresca de los caserinos, azucar moscovado y miel de outurelos (ibias) se convierte en al espectacular.
    en reposteria tampoco va mal, aunque me parece una pena.
    lo venden en uhm que rico
    los yogures de la saregana, aunque ya hable de ellos, cada dia me gustan mas

    ResponderEliminar
  17. hoy esta campoviejo en el forun gastronomic de girona 2011

    http://www.forumgirona.com/gi11/index.asp?zona=ponentes_inicio

    que de nombres importantes se ven por ahi...ahora ya hay otro mas

    en unos dias ire a su casa a comer, seguro que tiene algun plato nuevo

    ResponderEliminar
  18. Por favor, rogamos a nuestros infiltrados en Salenor, que alguno habrá, que informen cuando puedan.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que no ponderamos lo suficiente las buenas mieles que se dan en el salvaje oeste asturiano.

    En cuantoa la leche de Los Caerinos , le he dado hasta tres oportunidades y no me acaba de convencer. Prefiero la del día de La POlesa , por ejemplo.

    ResponderEliminar
  20. Mejor no hago la cuenta de los años que no visito Toledo (imperdonable por mi parte) pero es que el otro dia las hice con Roma y casi me da un pampurrio.
    De todo lo que comentas parece lo clasico veo que siempre perdura a pesar de las tendencias del momento y que el Adolfo fue el mejor del viaje. Tambien te digo que aunque no empalaguen (que eso si que me molesta tremendamente) solo el que me atiendan vestidos de Sacarino me incomoda, al menos durante los primeros minutos, no me siento agusto. Cuando vuelva a Toledo te podre decir algo :-)

    ResponderEliminar
  21. Seguramente es culpa mía, no habré sabido expresarlo bien, pero no quisiera que quede la impresión de que sólo Adolfo me gustó o fue el que más. Los considero a los tres más o menos igualados en cuanto a mi satisfacción, ninguno excelente pero todos a buen nivel. Eso sí, son estilos muy distintos. A partir de ahí a cada cual le gustarán más o menos o preferirá unos platos a otros, claro. El resto quizá sea producto de la comparación entre expectativas y resultados, que aunque sea inconscientemente estará ahí, en lo escrito.

    ResponderEliminar
  22. En cuanto a la leche de Los Caserinos a mí sí me gusta. Claro que hace tiempo que no comparo ni con ninguna "del día" ni con otras posibilidades mejores.

    ResponderEliminar
  23. diletante
    esta miel de outurelos es la caña, esta que tengo ahora es predominantemente de castaño, una bomba.

    yo pa las enanas siempre compro leche lo menos tratada posible, dependiendo del dia y a lo que tenga acceso y los caserinos si me gusta, no se si es la mejor pero esta bien.
    aunque no se pa que coño sale tan fria de la maquineja, no se aprecia nada y mucha gente la toma recien "ordeñada" en la maquina y no se hacen una idea de lo que es.

    ah, creo qu epusieron una maquina de otro ganadero dsistinto en parque astur, si no salgo hoy tarde paro y pruebo a ver que tal

    que ganas voy a pasar de ir a salenor este año :-(

    ResponderEliminar
  24. oye, y que me decis de un aguardiente de sidra llamado salvador del obispo, envejecido 9 años en roble americano.
    esta tremendo, lo probe el otro dia y casi caigo de culo, y nunca mejor dicho jeje
    tuve la barriga calentina un buen rato.
    en serio, estas bebidas tan alcoholicas no me suelen gustar y esta lo hizo, se deja beber jeje.
    habra que mercar una botellina, no?

    ResponderEliminar
  25. Don Lolo, sobre ese brebaje ya hablé yo allá por las navidades, cuando lo compré y lo probé. Intuyo dónde lo has probado si la botella no es tuya ;-)
    Para mercar una el principal problema creo que será el precio. Es muy bueno, sí; puede justificar un precio alto (conozco algo de su proceso de elaboración) pero sigue siendo caro. Aparte, es bebida "dura"; muy fina, bien elaborada, pero dura.
    Por cierto, ¿a qué temperatura lo tomaste? Ayer discutíamos con un profesional sobre ese asunto. Él defendía la tendencia dominante con los licores (los "chupitos") y proponía el frío. Yo en este caso lo asimilo más a brandy o whisky. Mi botella pasó de la nevera al armario y lo prefiero a temperatura ambiente. Creo que se aprecian mejor sus cualidades y el frío no amortigua su golpe alcohólico, así que prefiero la temperatura más alta.
    Eso sí, lo voy tomando en muuuuy pequeñas dosis.

    ResponderEliminar
  26. Como no tenía noticia de infiltrados en Salenor (y ya sé que por ejemplo tú no ibas a poder pasar por allí) me infiltré yo mismo, para qué delegar :-)) Claro que no tardé demasiado en encontrar a otro de nuestros contertulios.
    Aparte de hablar con algunos amiguetes del gremio, aparte de lo que salga de la asamblea hostelera y aparte de la lluvia, anoto cuatro cositas.
    Bien planteado el expositor de D.O. Ribeiro: copas disponibles, escupideras, botellas siempre abiertas frente a su ficha detallada y dejaban al público probar en paz.
    Probé todos -es lo que tiene encontrar a una amiga en el puesto- los últimos Estancia Piedra. Aún durillos, astringentes el Rojo y el Platino, con bastante madera, pero este último me gustó. Pequeña decepción con el Azul por comparación con añadas de hace tiempo, cuando alguna vez me lo encontraba en chateo. Lo noto menos fresco. Y quizá escoja, entre todos, el verdejo. Sencillo pero muy franco y con cuerpo suficiente para dar algo más, hombre.
    Sigue llamando la atención el queso Rey Silo, que por fin podía presumir de su reciente premio.
    También sorprendía una ganadería de Tineo que se ha lanzado a hacer helados con su leche.

    ResponderEliminar
  27. Y entre discusiones sobre lo artificial de la nariz de varios de los Ribeiro, entre pruebas de riojota de corte clásico pero bien hecho y con el cargo de conciencia por contribuir a la muerte de muchos cerdos (jamón, jamón) la actividad principal de lo que me tocó ayer fue una cata de sidras dirigida por Andrés Proensa.
    Puntos que se repiten y me gusta aclarar: al vino lo que es del vino y a la sidra lo que es de la sidra. Sigo viendo un velado empeño en convertir sidras de nueva expresión en alternativa al vino blanco y en catarlas como tal y no funciona. La cata de sidra siempre será menos rica porque el producto tiene muchos menos matices. Así, los comentarios de ayer del señor Proensa sobre las que probamos quedaban por debajo de los que suele hacer cuando habla de vinos.
    Sí estuvo muy acertado, en mi opinión, cuando dijo algo que seguro que pasó desapercibido a mucha gente pero me parece esencial: la competencia de la sidra no es con el vino, es con la cerveza.
    Y yo añadiría que no hay que darle tantas vueltas a vincular ni diferenciar sidra natural y de nueva expresión. Sabemos lo que hay: la natural y su rito de escanciado no funcionan fuera de Asturias pero son irrenunciables aquí. Lo otro es un producto para restauración que debe mirar a otras tierras, no creo que llegue a profeta aquí dentro.

    ResponderEliminar
  28. Veo complicado que la sidra de "nueva expresión" triunfe ni aquí ni fuera. Y no porque no esté bien, sino por posicionamiento. Si ya descendió brutalmente el consumo de vino en España, como para empezar por la "desconocida" sidra...

    ResponderEliminar
  29. Ya, pero si consigues presentarla bien, darla a conocer, ten en cuenta el precio, Toni. Ahí tiene ventaja. De todos modos vuelvo a lo mismo: incluso en restauración y fuera de Asturias tendría que mirar al hueco de la cerveza, no al del vino.

    ResponderEliminar
  30. jorge
    ahi, ahi lo probe
    ya te digo que a mi esos destilados tan alcoholicos no me gustan, no hay nada con mas de 14º que me guste jeje
    este lo prbe casi "por no hacer un feo" y joder, va y me gusta...
    la idea es esa, tomarlo muy de poco en poco, disfrutarlo y estirar la botella.
    lo tome del tiempo y asi me parecio excelente, no lo probe frio pero estoy seguro que perderia mucho, porque pese a tan alta graduacion yo le saque sabores y matices que entiendo que con el frio se esconderian.
    asi que el primer mes que me sobren unos aurelios me zampo una botelluca jeje

    salenor desde la autovia se ve muy animado :-(

    ResponderEliminar
  31. Estoy preparando un próximo viaje a Burgos. He releído los posts que Toni y Jorge le dedicaron en su momento, y ya tengo anotados Casa Avelino, La Vianda y Fábula.
    ¿Algún otro sitio interesante?

    ResponderEliminar
  32. Manu, no lo conozco pero siempre se pone muy bien al restaurante del hotel Landa. Lo malo es que está a las afueras y hay que tirar de coche a no ser que te hospedes en el mismo hotel, claro.

    ResponderEliminar
  33. Varias cositas. Empezemos por el final.

    Manu,
    Yo sí conozco el Hotel Landa que te cita Toni, aunque sólo el bar, muy recomendable para aperitivo, tapeo... o como lo queramos llamar.
    Merece mucho la pena el desplazamiento hasta allí para probar las croquetas, los pinchos de chistorra o los huevos con morcilla (la mejor que comí nunca).

    ÉCHALE UN VISTAZO.

    ResponderEliminar
  34. Releo mi primer comentario y se me queman las pupilas con el "empeZemos".
    Con lo fácil que hubiera sido poner "empezamos"

    ResponderEliminar
  35. Y termino por el principio.
    Toledo está, sin duda, en mi grupo de ciudades favoritas (con Salamanca, Santiago, Granada...), donde un paseo se convierte un viaje en el tiempo.

    Quizá por eso, en mi última visita, elegimos para cenar el Hotel del Cardenal, sitio clasicorro a más no poder, con un cochinillo y una perdiz de recordar.

    ResponderEliminar
  36. ¡Qué gran sorpresa el resultado del concurso de pinchos! Totalmente inesperado.

    (Me voy a aguantar la risa un poco, vuelvo ahora)

    ResponderEliminar
  37. Manu, lamento no poder ayudarte. Como habrás releído, hacía tiempo que no iba por Burgos, así que la información más válida que tengo es la de ese post.

    ResponderEliminar
  38. jorge, ya podias dar la info hombre, que ahora me toca gugulear

    ResponderEliminar
  39. http://www.elcomerciodigital.com/20110222/asturias/taberna-zurdo-oviedo-gana-201102222019.html

    por ejemplo

    ResponderEliminar
  40. En vez de guglear, podrías leer los comentarios que no son de Jorge... castrón!!!

    Y de paso a ver si aprendes a poner enlaces.
    ;-)

    ResponderEliminar
  41. compangu
    lo jodido es que se ponerlos jeje
    usted perdone, es lo que tiene leer el blog por los mails que llegan al mail, lei solo lo de seijas, no vi mas enlaces

    ResponderEliminar
  42. Compangu, no seas duro, hombre, que el Lolo hoy no tiene el día ;-)

    Así a lo tonto hemos sacado varios sitios... de Burgos. Pero de Toledo ni una sugerencia más. Siguen abiertos ambos concursos: locales de interés gastronómico en Burgos (ref. Manu) y en Toledo (categoría general). Se acepta cualquier estilo.

    ResponderEliminar
  43. ahi poco puedo ayudar, pero si cogeis el coche, a unos "pocos" km, en titulcia, se come el mejor conejo del mundo mundial
    me ponia ciego, lo echo mogollon de menos :-(

    ResponderEliminar
  44. Jorge, Jorge, Jorge...

    Es que me haceis ser duro. ¿Cómo que de Toledo no se han dicho más sitios? Relea (o lea) vd. mi comentario de las 10:39 AM.
    Ya, ya sé que no es un sitio de esos de espumitas y mariconadas que tanto les gustan a sus señorías. Pero se come de puta madre.

    Si eggg que...

    ResponderEliminar
  45. ahi compangu, ahi
    pon un poco de sensatez y cordura que esta gente esta dando en boba con tanta mariconada :-DDD

    ResponderEliminar
  46. Por no dejar morir el hilo que sacó Lolo con el destilado de sidra, el Salvador del Obispo, contaré lo que sé de su elaboración para que la gente que se acerque a él valore el precio.
    Tuve oportunidad de visitar la casería donde se elabora y de recibir toda clase de explicaciones (derroche de amabilidad que agradezco) sobre sus productos. De aquella ya existía su aguardiente blanco, aún no comercializaban la sidra de nueva expresión (la Tareco) y este que nos ocupa era un bebé de un añito o dos, todavía. Quedé sorprendido por la calidad de su sidra natural, de las mejores que he tomado nunca, y más todavía cuando supe que apenas "distraían" alguna botella -y quizá no las mejores- para algún chigre amigo, que toda la seleccionaban y elaboraban así de bien con el único fin de destilarla. ¿Os imagináis eso en otros casos?
    Otro dato muy importante es que destilan con alquitara, no con alambique. Este permite rectificar más el destilado y elimina defectos; aquella no te da facilidades, ya puedes cuidar el fermentado de partida si no quieres sorpresas desagradables.
    En aquel momento todos alabamos el destilado blanco que nos ofrecieron catar y algunos nos atrevimos a probar aquel proyecto que tenían envejeciendo pero al que todavía le querían dar unos años. Pues ya entonces gustó bastante, apuntaba maneras. Suelo preferir los destilados puros -base- a lo que les aporta la madera o los diversos aromas frutales añadidos (licores de...) pero este me llamó mucho la atención. Efectivamente, aquel proyecto, aquella criatura jovencita es este aguardiente adulto que puede dar mucho que hablar en las sobremesas asturianas si se sabe ofrecer y valorar.
    Espero contribuir con esto a justificar mejor su precio, que no va a ser bajo.

    P.D. El lugar donde Lolo lo probó y del que parece que hablamos en clave es Naguar, quede claro. Aunque no me he dedicado a seguir en qué locales lo tienen ya que yo le estoy dando a la botella que tengo en mi casa.

    ResponderEliminar
  47. ¡Argh! ¡Si había empezado a escribir el comentario pensando en que sólo tú aportabas otra pista en Toledo! Luego me dejé llevar por la expresión -ese "ni una más"- y enterré tu mérito. Así que acepte mis disculpas, Maese Compangu. Ya sabes que yo me leo hasta las comas de los comentarios. Otra cosa es la espesura mental acumulada ;-)

    Y me parece estupendo que sea un sitio sin espumas ni mariconadas. De hecho, poco hubo de ese palo en Toledo. Salvo las arenas recurrentes en El Bohío, poca cosa "modelna".

    ResponderEliminar
  48. jorge
    totalmente de acuerdo contigo salvo en que no lo probe en el naguar jeje
    me dio la prueba una amable y profesional quesera en uhm que rico

    ResponderEliminar
  49. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  50. Y para terminar mi intervención en esta animada conversación que tenemos entre los tres, diré:

    - Que gracias a Pedro Morán, probé en CASA GERARDO, ese aguardiente viejo de sidra.

    - Que veo en la página güé que el precio de una botella de 50 cl es de 38,40 €.

    - Que hay cosas que valen lo que cuestan... y ésta es una de ellas.

    ResponderEliminar
  51. ¡Ye verdá! Si Marisún también le andaba dando al vicio. El otro día me lo comentó.

    Va a ser buen escaparate Casa Gerardo para un producto así. Para locales y visitantes. A ver si lo mueven bien.

    ResponderEliminar
  52. Bueno, enseguida mi segunda y última visita a Salenor. Si hay algo de interés mañana os lo cuento.

    ResponderEliminar
  53. Gracias por la pista del Hotel Landa. Tiene muy buena pinta

    ResponderEliminar
  54. En Burgos Casa Ojeda (un estililo a casa Conrado en Oviedo), cocina tradicional con producto de primera, tienen una tienda donde compro siempre que vamos, ultimamente poco, las mejores morcillas que conozco. En la tienda también, aparte de una amplia selección de productos de alimentación, cuentan con una amplia bodega.
    ALFONSO

    ResponderEliminar
  55. Respecto al resultado del IV Campeonato De Pinchos Y Tapas De Asturias 2011, un pequeño inciso.

    En Tapia De Casariego, la Cervecería Marejada recibió, con "Sorpresa de pote de berzas", la mención especial Beronia, que premia el maridaje de los platos con el vino.

    Mi enhorabuena a Dani y su equipo ...

    ResponderEliminar
  56. Toledo,TABERNA BOTERO.Buen sitio..............y ALFILERITOS 24 UNA M...PINCHA EN UN PALO.
    ALOQUE.

    ResponderEliminar
  57. Repasando mi lista de blogs y poniendome al día de lo publicado en los mismos, me he encontrado con una entrada de lo más controvertida e interesante en el Blog De Mino sobre las subvenciones concedidas para la apertura de la entidad Basque Culinary Center Fundazioa para la puesta en marcha del proyecto Basque Culinary Center.

    POST COMPLETO AQUÍ

    ResponderEliminar
  58. Que se me había pasado hacer comentarios en este post y seguir vuestras fechorias.
    Como "infiltrado" en salenor poco puedo decir mas que es una feria venida a menos despues de la de hace dos años.
    Cosas destacables, la espumosa de Valveran me parece la mejor- la que mas me gusta- de las presentadadas aunque la Urriellu por su facilidad y equlibrio-se nota un poco mas "azucarada".
    En cuanto a vino aburriemiento general, muy bueno el verdejo de tancia piedra 08, destacables el Volvoreta probus 09, los carodorum el el Juan rojo de Toro, muy bueno el Delicia de baco de rioja-sus mas de 40 € como para no estarlo-, curioso el Verdejo de Toro fementado en Barrica- Iduna 08- mas pensado para Toni, toma nota.
    Increibles los aceites de Melgarejo, especial el Frantoio, variedad italiana que tiene de particular un picor final como de cayena, intenso y largo, desconozco su precio pero me han llamado la atención. Muy beuno también el aceite La Maja, ganador del concurso de buenafuente pero que sus 17 € 1/2 litro echan pa tras.
    Jorge ampliará-supongo- la cata de david Fernandez con embutidos asturianos de sidra, cava y champagne. La sidra destacable la Valbveran como comenté, los cavas de quedaron un poco abajo aunque destacó solo por comparación el Albet i Noya barrica 21- Xamfra y raventos reserva familiar-. De los champagnes El pommery, normalito y un recien presentado Renen Geoffroy millessime 2000, bueno pero no para los mas de 60€ de be estar en tienda. Los embutidos, destacacble el lolo de gochu astu celta, ahumado típico asturiano, pleno de sabor y uan textura distinta.

    ResponderEliminar
  59. Toni, ya tengo uan botella del ese Gomariz, a ver si te doy con ella en la cabeza o que.
    Con respecto al aguardiente, estoy de acuerdo con vosotros, es un porducto de mucha calidad y bien presnetado pero creo que jugar la carta del marketing de precio les puede jugar una mala pasada.
    Lo vale?, pues si, pagariía ese dinero por medio litro de aguardiente?, pues no.
    Creo que entre tomarlo frio o a temperatura ambiente hay un término medio que pienso que es el adecuado- lo probé a ambiente y me pareció demasiado-

    ResponderEliminar
  60. Gracias por acordarte de mi Sibarita, pero tampoco me gustan todos los verdejos con madera. Hay alguno que es un auténtico tablón.

    En cuanto al Coto de Gomáriz si me das con ella en la cabeza dale luego a Peñin también que le dió 94 puntos. ;-)

    ResponderEliminar
  61. Je,je, Sibarita ¿que ye eso de llamar al Lolo, gochu celta?. :-) :-) :-)

    ResponderEliminar
  62. Meti la pata hasta el fondo afirmando que La Prohibicion era un monovarietal de tempranillo peludo, 90% ganacha tintorera y 10% mencia, mil disculpas.
    Destacable tambien una sardina ahumada que me presentaron en salenor

    ResponderEliminar
  63. Menudos "listos" que tenemos en la hostelería asturiana. El último iluminado al que se le encendió la bombilla es uno de ciudad Naranco que no se le ocurrió otra cosa que regalar cigarrillos con los cafés:

    http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/cafe-pongo-galleta-pitillo_0_432556802.html

    Encima el inteligente este alardea de que "está cumpliendo escrupulosamente con la ley del tabaco" cuando en realidad está incumpliéndola flagrantemente. En fín...

    ResponderEliminar
  64. ayer tuve la ocurrencia de enfrentar en la cena dos quesos azules que em gustan mucho.
    el fourme d'ambert, de leche de vaca cruda y la setera, con 80% oveja y 20% cabra
    la verdad es que el gabacho queda asustado en una esquina de la mesa...mucho mas queso la setera, un quesazo

    ResponderEliminar
  65. Hombre, le ha caído una "pedrea" del concurso a Dani (Marejada). Me alegro. Sitio interesante si os dejáis caer por Tapia. Guarda grandes destilados, entre otras cosas.

    ResponderEliminar
  66. Coincido con Lolo en que ese azul de La Setera está muy rico.

    ResponderEliminar
  67. Y un poco más sobre Salenor.

    Lo primero, gracias por la aclaración, Clos. Espero que ayer todavía probases algo bueno a última hora. Lo digo sobre todo por el Altos R. Pigeage ¿2006? Lo que yo probé estaba muy bueno... 24 horas después de abrirlo. Creo que recién abierto no había manera de entrarle.

    También coincido contigo en que esa sardina, distribuida por Punto en Boca, estaba de muerte.

    Y de acuerdo con Sibarita en cuanto a los aceites, los intensos de Melgarejo (aunque no había forma de hablar con nadie en su expositor para probarlos con datos) y el no menos rico La Maja. Ahora bien, de este, que sí sabemos el precio, hay que decir que se va al nivel del Castillo de Canena primer día de cosecha, y en mi opinión gana el Canena. Por lo menos a mí me gusta bastante más. Lo que no le quita su mérito, precio aparte, a La Maja.

    Ese Delicia de Baco era el Rioja al que me refería sin citarlo en el comentario de ayer, el mismo donde me quedó cargo de conciencia por comer tanto jamón (¡pobres marranos!)

    ResponderEliminar
  68. Y como bien sabe Sibarita, que para algo hizo el vía crucis conmigo, no voy a dejar pasar yo así como así una cata de burbujas y embutidos, emburbujas, que fue el juego que nos propuso David Fernández.

    Como defensores de la posición en el plato, los titulares: andoya, lomo de gochu asturcelta, chorizo del mismo origen y chosco de Tineo, que acababa de ser elegido MVP, perdón, que acababan de reconocer a nivel europeo su IGP. Y luego una rotación de banquillo con longaniza de Avilés y chorizo a la sidra. Me quedo con el lomo, aunque su hermano también movió bien el balón y el resto de titulares estuvieron a la altura. La longaniza no lo hizo mal pero el chorizo, que era industrial, no jugará nunca un All Stars.

    El equipo contrario se lanzó por oleadas: tres sidras espumosas, tres cavas y los jugadores con plaza UE, los franceses. La apuesta por combinar espumosos y embutidos tuvo más de juego que de búsqueda de armonía, aunque el efecto del carbónico sobre la grasa no estuvo mal, limpiaba la boca. De paso insistió (David) en un comentario que suscribo al cien por cien: tintos con queso o embutido no son armónicos, son un choque de trenes. Tópico que conviene romper, en mi opinión. Próximamente en un post sacaré una combinación de vino y plato que a más de uno le dará la risa. A su tiempo.

    Vamos con las bebidas. Como apunta Sibarita, el Pommery, poca cosa, y el René Geoffroy tenía su nervio, su complejidad, pero se va a un precio que no justifica. Hubo problemas con dos de los cavas, el Raventós y el Xamfrá. En ambos casos salieron botellas defectuosas pero el Raventós no estaba como otras veces, según sus conocedores, y la apuesta del Xamfrá por una crianza larga, si da el resultado que vimos ayer, es un error, nace oxidado, casi muerto ya, pero sin que sea una oxidación elegante. (Si alguien piensa en Selosse, la distancia es astronómica). Sólo el Albet i Noya Barrica 21 mantuvo el tipo, aunque ese sí lo conozco y no me pareció tan bueno como otras veces.

    Dos comentarios: uno, la oportuna separación tajante que propuso el organizador de esos tres mundos: sidra, cava y champán. Fuera comparaciones sin sentido. Y dos, las ferias no son sitios adecuados para catar, para probar con calma. Si acaso, para descubrir cosas, para empezar a seguir pistas.

    El comentario sobre las sidras lo separo porque quiero dedicarle algo más.

    ResponderEliminar
  69. Bueno, pues vamos con lo de las sidras. Eran sólo sidras espumosas, conste.
    Repetimos la Valle, Ballina y Fernández y la Poma Áurea, que ya habían estado en la cata de Proensa, y además entró la Valverán. Primer detalle curioso: las repetidas nos parecieron mejores ayer que el lunes, las dos. ¿Irregularidad?, ¿orden de cata? Mi gusto particular las ordenó, primero, y con diferencia, Valverán. Después la Poma Áurea, que me agradó también aunque menos. Y descarto la Valle, etc. que presenta un aroma artificioso, de laca, de acetona, no sé.
    Como hubo "votaciones" diré que la Valverán fue la ganadora entre todos los catadores.
    De lo probado saco varias conclusiones. Primera, deben medirse en sí mismas, como sidras, con sus propios parámetros, no con los del vino. Y por tanto lo lógico es que huelan y sepan a sidra, no a otra cosa, que haya fruta y que esa fruta sea manzana. Es decir, "nueva expresión" y espumosas a lo que deben parecerse es a sidra natural, no a vino blanco. Entiendo que David Fernández también dijo lo mismo en la cata.
    Segunda, si queremos entrar en aspectos del mercado, que me parece claro que por uso y relación con la comida la sidra compite mucho más con la cerveza que con el vino, al menos en Asturias. Y fuera tampoco me parece enfoque adecuado proponerla como alternativa a aquel. Más o menos lo mismo afirmó Proensa el lunes.
    Tercera, que me parecen mejores los resultados que consiguen con las espumosas, que al fin y al cabo ya tenían una tradición larga, que con las llamadas de nueva expresión. Sidra y carbónico parecen necesitarse mutuamente, por eso la natural escanciada y la espumosa me parecen mejores que las de nueva expresión.
    Cuarta, un poco más forzada pero... Si no procede comparar cava con champán ni sidra con vino yo voy a atreverme a comparar sidra con cava precisamente para justificar las diferencias entre los tres, que yo también defiendo. Nosotros nos empeñamos en desterrar el cava a las navidades y muchas veces a acompañar dulces, a cerrar comidas. En Cataluña el cava es bebida refrescante, cotidiana, para todo momento y especialmente de aperitivo, usos que le van mucho mejor a ese vino sencillo, chispeante y alegre que es el cava. Por eso prefiero los cavas de ese perfil a los que buscan complejidad, a los que quieren parecer lo que no son, champán. Y si lo pensáis la sidra encajaría bien en esos usos del cava, así que sí se parecen más... mientras la sidra siga siendo lo que es, no cuando quiere parecerse a vino, a saber: las de nueva expresión.

    Para terminar, dos notas. Así como el que lava el grupo Masavéu está sacando sidras muy dignas. A esta espumosa yo sumaría la "de hielo" que comercializan con el mismo nombre, alternativa popular aceptable a las verdaderas sidras de hielo canadienses.
    Y otra cosa. A pesar de lo dicho sigo defendiendo la sidra, su patrimonio antropológico y su potencial. ¡Qué carajo, me gusta la sidra! Y además, como decía nuestro contertulio de antaño, el Guaje, para lo que cuesta ¿qué más puedes pedirle?

    Sibarita, la próxima vez que me animes a extenderme sobre un tema seguro que más de uno se plantea cortarte algo que te duela ;-))

    ResponderEliminar
  70. Jorge, ese último comentario necesita explicación, no me enteré de nada.
    Ya que has entrado en esa "comparativa", sidra espumosa-Cava. Aunque suene raro en mi estoy de acuerdo con que son una buenísma opción de aperitivo, es mas, esa Valveran si mantiene ese nivel me parece una alternativa de mucho mas peso que muchos cavas de chateo. Me parece un producto barato y mas teniendo en cuenta que es método champanoise y no gran vas como por ejemplo vallina poma aurea y urriellu.
    El apunte del Altos R Pegeage 06, muy buen vino y como dice Jorge mas para un buena aoxigenación que para recien abierto. Lo he probado en 2 ocasiones con jarreado de una hora y recien abierto y está cerrado, o mas bien, cerradísimo.
    De los Ribeiros, que también se me había olvidado comentar. Pequeña decepción general, destacable el Eduardo Peña mas por su gran longuitud que por otras cuestiones y donde me destacó, por sencillez y definición el Terra do castelo Treixadura, poco mas de 6€

    ResponderEliminar
  71. Hay una chica que está haciendo el trabajo de fin de carrera y pregunta varias cuestiones. Yo no tengo ni idea y como sé que aquí hay mas de un caballero de la legión francesa..., a ver si la podeis ayudar. Pregunta lo siguiente:
    Para un trabajo sobre gastronomía y vinos andaluces, debo buscar semejanzas en Francia. Da igual si la semejanza es mínima, pero tengo que completar las fichas. PAra el vino "pajarete" de Málaga elaborado con P.Ximén y moscatel, pero que veo que tiene 100 g de azúcar por litro,¿lo podría comparar con algún muscat de Rivesaltes? ¿ Y un P.ximénez de Málaga con más azúcar lo puedo equiparar con un Beaume de Venise?
    Y luego para un Pedro Ximénez que es VND (sin añadir alcohol)al ser pasificado¿lo pudo compara con un "vin de paille" del Jura? (aunque el método de pasificación no sea exactamente igual).
    Y el vino "lágrima" de Málaga ( un mosto de yema) ¿lo puedo comparar con uno de Sauternes? ( ya sé que la uva se deshidrata con el hongo "Boritrys", pero lo digo por el sabor dulce.

    ResponderEliminar
  72. @ Jorge Diez

    Pues esa botella estaba abierta del dia anterior porque habia por el medio la compra de diez cajas (+ de 2000 €) y si, no decia absolutamente nada, al final me fui con el ferratus sensaciones, tambien habria que dejarlo otro dia abierto

    ResponderEliminar
  73. Clos, pues de esos dos vinos me quedo claramente con el Pigeage, aunque el ferratus sea mas económico.

    ResponderEliminar
  74. por si interesa...
    http://www.lne.es/aviles/2011/02/25/centro-cultural-negocia-visita-ferran-adria-vinculada-restaurante/1038299.html

    ResponderEliminar
  75. Sibarita, lo del párrafo que te alude viene porque tú suponías, en tu comentario sobre la cata de sidras y embutidos, que me extendería sobre eso. Después del post dentro del post que me he marcado sobre sidras seguro que hay quien preferirá que la próxima vez me amordaces en vez de suponer que yo me extenderé después :-)))

    Por otra parte, y lo lamento, mis conocimientos sobre vino francés no alcanzan para ayudar en sus dudas a esa chica que citas.

    Clos, yo sólo probé el Ferratus, no el Sensaciones, y en ese primer acercamiento no me gustó. No sé qué habría pasado con más oxigenación pero en general Ribera y yo no nos entendemos. Creo que hace tiempo que ponen mucho más el ojo en la tonelería que en el viñedo y ese no es mi perfil de vino.

    ResponderEliminar
  76. Para los tiempos que corren un comentario apropiado aquí sería haber hablado de lo que publicaba ayer La Nueva España sobre menús del día. Hablaba de dos establecimientos en Oviedo con menús a 3 y 4'99 euros respectivamente y de sus razones para ello. Da para pensar.

    ResponderEliminar
  77. Y para la versión hedonista del mismo tema os animo a leer lo último publicado en Los Amigos de Ligasalsas. Repito lo dicho: da para pensar.

    ResponderEliminar
  78. Jorge, entendido. Creo que el Ferratus que probamos era el sensaciones y no el otro pero ahora me haces dudar.

    ResponderEliminar
  79. Ahora también dudo yo, porque tú tenías los vinos más controlados, pero creo que era Ferratus. Me parece recordar que algo nos dijeron de abrir luego el otro y tal, aunque puede que ya estuviera perdido a esas alturas.
    De todas maneras esto me lleva a insistir en lo que ya dijimos: las ferias, estos grandes eventos no son sitios para catar. No hay condiciones adecuadas casi nunca. No obstante sí sirven para descubrir alguna cosa llamativa, a la que luego habrá que seguir la pista.

    ResponderEliminar
  80. Bueno, si habéis soportado tanto Salenor, digerido bien tanta sidra y paladeado bien Toledo, gracias.
    En manos de nuestro Editor Jefe ya está otro post para acabar la serie de "enfermos". En cuanto él quiera y pueda, adelante.
    Este fin de semana no visitaré esta tertulia, así que a ver lo que me hacéis. Sed buenos y comed y bebed bien ;-)
    Nos leemos el lunes.

    ResponderEliminar
  81. la caprichosa naturaleza ha tenido a bien dejar al ser humano acceder a las cuevas mas magicas del mundo mundial y como consecuencia de ello acabo de probar uno de los mejores gamoneus de mi vida
    recien desvirgado en umm que rico, espectacular, no llega a 4 meses pero esta brutal para su "juventud"

    tambien me vine con un mont do'r que espero me haga feliz esta noche, seguro que si

    ResponderEliminar
  82. Pues yo probé ayer tres quesos de la feria de alimentos europeos que no resultaron nada malos. Uno era un portugués de Azeitao, y dos franceses: uno de los Vosgos y otro un Brique Auvergne ambos de cabra si no recuerdo mal.

    La verdad es que son carillos, eso sí.

    ResponderEliminar
  83. Llego tarde, pero llego. Esto aún va en relación al post ;)

    Por algún motivo y sin verme a mi mismo encuadrado en los clásicos; me llama más el Adolfo que las otras dos espadas.
    El caso es que has comido Y BEBIDO bien; ese vinaco de Jimenez Landi, además del champagne y los maridajes.
    Por cierto, de JIMENEZ-LANDI me plimplé hace poco un CANTOS DEL DIABLO 2008 que estaba de muerte, pelín caro, eso si.

    Me ha gustado mucho el post y todos sabemos que tienes más de un as aguadándote jejeje

    Saludos.

    ResponderEliminar
  84. Ya vamos teniendo cifras oficiales y parece ser que las apocalípticas previsiones de la FEHR sobre despidos masivos en la hostelería no solo no se han cumplido sino que el empleo en la hostelería en enero ha subido un poco con respecto a enero de 2010.

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/venta/cajetillas/cae/326/mes/ley/antitabaco/elpepisoc/20110226elpepisoc_6/Tes

    ResponderEliminar
  85. Me pregunto si por casualidad tienes una entrevista con jorge diez!

    ResponderEliminar