sábado, julio 21, 2012

Adolfo (Toledo), por Toni



Hacía cinco años de mi última visita a Adolfo del que casi no hace falta recordar que es el restaurante emblemático de Toledo y a la vez que conocido en toda España, tanto por su trayectoria, cocina, carta de vinos e incluso el local en el que está situado que al parecer se remonta al siglo XIII. También había sido visitado el año pasado por nuestro antiguo compañero de blog, Jorge Díez.


 Ya nos había llamado la atención que a pesar de la gran cantidad de turistas que había en la ciudad los bares estaban casi vacíos, extraño y más siendo un sábado tarde de julio. Pues en Adolfo parecido ya que con la nuestra solo tenían tres mesas de dos personas aunque al cabo de un rato llegaron otros cuatro comensales.
  
Una vez acomodados nos trajeron la carta que ahora sí tiene el IVA incluído en el precio y en la que observamos un descenso de un 15% de media en los precios con respecto a la visita de hace cinco años y muy poco tiempo después de pedir nos sirvieron un aperitivo a base de salmón que creo que deberían poner posteriormente ya que ni siquiera nos habían traído la carta de vinos. Comprendo que quieran limitar las esperas del comensal pero lo correcto es empezar una vez pedidos los platos y el vino.

Puede parecer que el aperitivo es una invitación de la casa pero teniendo en cuenta que el cubierto lo cobran a 5,40€ por persona, la sensación de cortesía de la casa se esfuma. Por lo menos el pan de leña y el pan de cristal eran muy buenos y también teníamos un platín con aceite para untar.

A pesar de lo tentadores que eran algunos entrantes, como queríamos llegar al postre y dado lo caluroso de la noche toledana solo pedimos un entrante que fue un tartare de atún y crema de cacahuete, 30,24€. El plato fue algo decepcionante porque que podrían haber esperado algo más a servirlo para que templara un poco el atún ya que estaba muy frío lo que hacía que perdiera sabor y que la crema de cacahuete dominara el conjunto. Después de esperar un poco mejoró algo.
Lo que no me gustó fue el detalle del emplatado y las cantidades. El maitre se ofreció a servirnos el tartare emplatado para dos como en otros tantos restaurantes, pero hacía ya unos años que por emplatar un plato para dos no me cobraban un suplemento y aquí fue considerable ya que en carta venía marcado a 26€ y al final pagamos 15,12€ por cada media ración, total 30,24€, nada menos que un 16,31% más. Además como se puede ver en la foto la cantidad era minúscula. Muy mejorable el detalle y la relación cantidad/precio.


Para los platos principales nos decidimos por la carne. Excelente el lomito de cordero lechal, miel y pisto manchego, 29,48€, tanto por lo sabroso de la carne, el punto conseguido, el toque de la miel y el acompañamiento del pisto manchego. La cantidad no era para quedar empachado pero el plato fue de nota.




También muy bueno el corzo, higo y reducción de Syrah, 29,48€, muy suavizada la carne, también perfecta de punto y excelentemente acompañada por los matices dulces del higo y la salsa de vino. Llama la atención comer caza en pleno verano pero está claro que con las técnicas de conservación actuales, supongo que al vacío, podemos disfrutar de estos productos en cualquier momento.


Muy buen resultado el de estos platos pero empañados por algo inaceptable en cualquier restaurante y más en uno de esta categoría y prestigio como es que nos hayan cobrado de más. No es mucho pero no es de recibo que los fallos en la cuenta siempre sean a favor del restaurante.
En la carta estos dos platos vienen marcados a 29€ con el IVA incluído, pero a la hora de cobrar resulta que fueron 29,48€. Ya he comentado alguna vez que me parece bastante estúpida la norma, que no es culpa evidentemente del restaurante, de tener que desglosar los precios sin IVA para sumárselo al final a la base imponible ya que si un plato cuesta 29€ lo que debería de aparecer en la cuenta sería 26,85€ para que cuando se aplique el 8% de IVA resulten los 29€ finales , pero el comensal a la hora de revisar la cuenta o tiene un cerebro priviligiado para hacer cuentas o se pone calculadora o móvil en mano a hacer las comprobaciones, algo que yo por lo menos no me pongo a hacer y menos en restaurantes como este en los que das por sentado que lo van a hacer bien aunque luego no sea así. En este caso en la cuenta venían 27,30€ por ambos platos lo que sumado el IVA salen los 29,48€. Malo, muy malo el detalle e inexplicable la defectuosa programación del ordenador, a no ser que pensemos mal, claro.

Como las cantidades hasta el momento no fueron para empacharse, llegamos bien a los postres. Muy rico el mazapán con helado de hierbabuena y crema fría de almendras, 11,10€, magnífico tanto el mazapán como el helado y la crema y también de gran nivel el membrillo, chocolate y queso, 11,10€. Aquí repitieron la juagada de los platos principales y se autoasignaron de propina 10 céntimos por postre al repetir la jugada de los principales ya que en carta marcaban 11€. De todas formas y a pesar del buen nivel alcanzado me parecen ciertamente caros los precios.




Acompañamos los postres con dos copas de vino dulce, un Madeira Blandy's, 9,50€ y un P.X. de Fernando de Castilla, 7,75€, carillos a priori pero hay que reconocer que fueron servidos generosamente en copas normales de vino.









También nos pusieron unos mazapanes y trufas posteriormente, cortesía del restaurante.




La carta de vinos de Adolfo es famosa por su tamaño y selección. Esta vez escogimos un vino de la bodega recién salido que fue un Pago del Ama Pinot Noir 2009, 32,40€, que según nos explicó el maitre era de viñas muy jóvenes, cinco años, con un paso por barrica de seis meses. La verdad que a ciegas no hubiera acertado en la vida que era un Pinot Noir, ya que resultó bastante más potente y sin los típicos matices de la uva, aunque acompañó muy bien a las carnes y nos gustó.




A la hora de pagar seguimos con los borrones "administrativos". Aquí nos volvió a pasar lo mismo que antaño en el Celler de Can Roca y en Kabanova . A la hora de ojear la carta de vinos no nos fijamos si tenían el IVA incluído ya que lo dábamos por descontado. Nuevamente, error nuestro.
Antes, explicar que en la cuenta en vez de venir desglosados los precios de la botella de vino y de las copas de vino dulce cada uno por separado, aparecía el concepto "Armonía vinos", 46€, algo confuso para el cliente que además parece que no es la primera vez que les causa preguntas ya que sin decir yo nada el maitre me comentó que "igual me extrañaba no ver los vinos en la cuenta ya que venían todos en ese concepto "Armonía vinos". Pue sí, me extraña y no me parece lógico ni bien esconder en un concepto confuso lo que debería estar claro en la nota., porque si hubiera estado bien claro y por separado el vino de las copas de vinos dulces probablemente hubiera protestado allí mismo en vez de darme cuenta al día siguiente.
El caso es que separando lo que cuestan los vinos dulces sin IVA que es 16€ queda que la botella de Pago del Ama son 30€ antes de IVA, justo el precio que marca la carta, por lo que luego al añadir el IVA salen los 32,40€. Por lo tanto al igual que nos ocurrió en los restaurantes citados otra vez aplican el lamentable e impresentable sistema de incluir el IVA en la carta de los platos pero no en la de los vinos y que vuelvo a reiterar que aparte de no ser legal es una tomadura de pelo y un engaño al cliente.

Con la próxima subida del IVA el 1 de septiembre, los restaurantes tienen una magnífica oportunidad para ponerse al día en este asunto, que como siempre muchos no aprovecharán al igual que no lo hicieron en julio de 2010.

En verdad no acabo de enteder que pasen cosas como la que relato, en la que una cena de buen nivel y disfrute en general se vea totalmente empañada al comprobar posteriormente el cúmulo de despropósitos ocurrido a la hora de cobrar, que como siempre en estos casos  son favorables al restaurante. Además aunque sean unas cantidades pequeñas no se puede aceptar algo así en ningún sitio y menos en establecimientos de este prestigio y reconocimiento.

Por todo esto a nosotros ya nos han perdido como clientes.


Adolfo 

Calle del Hombre de Palo, 7  45001 Toledo
925 2562 694  www.adolforestaurante.com/



ACTUALIZACIÓN  24-07-2012

Envié un correo electrónico al restaurante Adolfo para quejarme directamente del cúmulo de errores acaecidos y tengo que decir que me han contestado reconociéndolos, prometiendo que inmediatamente procederían a subsanarlos todos y ofreciéndose a reintegrarme las cantidades cobradas de más, que tampoco va a ser el caso. Esta contestación y reconocimiento de los hechos les honra ya que por lo menos han dado la cara.
Que quede constancia.


28 comentarios:

  1. Armonia de vinos....., alucinante ´.
    pues en septiembre me voy a Toledo y este era uno de los restaurantes que tenia apuntado, joer, como pa ir.
    No entiendo como con la que está cayendo, sitios así no miran mas por su negocio y cuidan las formas y los precios8esos postres 11 euros uff!!,mas si cabe cuando su cocina si que es aceptable (ese corzo tiene una pintaza...) , en fin, muchas gracias por el post toni, me ahorras una decepcion restaurantil mas.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que detalles así no se pueden permitir en un restaurante de este nivel, pero ni en este nivel ni en una tasca pequeña de un barrio, muy mala imagen por algo que es muy sencillo de corregir. Dejadez.
    Me sorprenden los precios de los platos, ya no sólo por el alza sino que al ver la raciones ya me echo para atrás.
    Y ya el remate, un vino de viñas jóvenes a ese precio?, aquí todo se hace a lo grande por lo que veo, pero en precios.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí Joseanto, "armonía de vinos"=vamos a cobrarte de más sin que te enteres. En fín...

    ResponderEliminar
  4. Sibarita, en realidad los precios de los platos han bajado. Recuerdo que en 2007 los principales andaban por una media de 34€.
    Y sí, los postres, el vino..., es caro, pero ya sabía donde iba. Lo que no me esperaba es que me cobraran de más con todo el morro.

    ResponderEliminar
  5. Yo ando de vacaciones por mi otra tierra y poniéndome al día con la gastronomía local: boquerones, fritos y en vinagre, ajoblanco (con largueta de secano), gazpacho (con tomate de secano de Zafarraya), espetos de sardinas, gamba blanca malagueña, coquinas, gamba roja de Garrucha, calamar de bajura y su inconfundible dulzor,.....eso sí, todo en casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pásalo bien jefe y si te acercas al Sollun dale recuerdos a Juan Quintanilla de mi parte.

      Eliminar
  6. Eldi, estírate más y haznos una "nota de cata" de alguna de esas delicias. Además, son bien distintas a las nuestras, así que será enriquecedor.

    ResponderEliminar
  7. Por otra parte, Toni, pienso que deberías darte unas vacaciones con lo del IVA; te va a amargar muchas comidas. Y la picaresca española lleva tantos siglos inventada que... Yo por ahora estoy reprogramando mi "disco duro" craneal para la subidona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Jorge, de vacaciones con el IVA nada. ¿Qué te parecería si fueses a comprar un vino a una tienda y te metieran en cada botella unos cuantos céntimos "de propina".

    Además, esto ya no es una simple picaresca de poner precios sin IVA en la carta. Es directamente que te están tangando.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Cambiando de tema, el viernes tomé un Federico Paternina Reserva Especial 1964. Espectacular y más viendo los años que tenía. Bueno, tampoco tantos ¿eh Jorge ;-)?. Está claro que 1964 fue la mejor cosecha del siglo pasado para todo. :-) :-)

    ResponderEliminar
  11. Ayer estuve comiendo en el Guernica de Luanco y me pareció que dio un bajón en calidad y en cantidad.

    ResponderEliminar
  12. Deja lo de los años, déjalo estar ;-)
    Lo del Guernica, ¿no será el "efecto verano"? Muchos que yo conozco lo sufren (bueno, más bien lo hacen sufrir a sus clientes).

    ResponderEliminar
  13. Hombre, no se si fue el efecto verano, pero hace justo un año también estuve en el Guernica, hay post, y fue notablemente mejor.

    ResponderEliminar
  14. Pues este fin de semana -de nuevo me tocó Luanco- volví a Nestor; joder como me gusta, esta vez san martin sobre cama de verduras y de segundo el bonito al salmis (es un platazo).

    Grande Jorge y su mujer.
    Toni te recomiendo que en el Guernica pidas -previo encargo- bogavante con verdura.... repetirás y repetirás......

    saludos.

    ResponderEliminar
  15. Je, je, bogavante... va a ser que no. ;-)

    ResponderEliminar
  16. Hay una actualización al final del post por si a alguien le interesa.

    ResponderEliminar
  17. Menos mal que alguno hace lo que tiene que hacer porque hay otros que no solo no reconocen sus errores sino que encima atacan y faltan. No se dan muchas veces cuenta de la mala imagen que dan. En la era de las redes sociales, hay que tener aún mas cuidado.

    ResponderEliminar
  18. Estoy con Sibaritastur. Está bien ese añadido que haces al final del post, para lo bueno y para lo malo.

    Lo importante del bogavante con verdura del Guernica es la verdura ( para mí, para mi consorte es al revés),pero es verdad que tú eres un anti- mariscos jajajajaja.

    De todas formas y al hilo del post de Adolfo, me parecen unos precios un tanto altos ¿no?.

    ResponderEliminar
  19. Bufff, precios severos, especialmente dado el gramaje de los platos y el bonito detalle de los cinco euros y pico por cubierto, que no está nada mal.

    Lo que no puedo entender es que eso siga existiendo, y menos en restaurantes de prestigio. Es decir, lo del gramaje escaso y el precio alto puede ser discutible (no me gusta pero puede ser discutible), pero el sobreprecio de 12€, por pitos y flautas, así, a lo tonto, a ver si cuela, no me parece de recibo.

    En fin, no tenía en mente ir por allí, pero creo que esto confirma que en mi próxima visita a Toledo optaré por el Locum,

    ResponderEliminar
  20. Digna rectificación. A ver si sirve el ejemplo.

    ResponderEliminar
  21. Pues como cuento en el post, ahora los precios de por lo menos los platos principales son una media de un 15% más baratos que hace 5 años, algo parecido a Casa Conrado de Oviedo que también los han bajado considerablemente.

    De todas formas, lo que son los precios de los principales tampoco me parecen excesivamente caros para el restaurante que es. Está claro que la fama, prestigio, etc, etc se pagan y la verdad es que las veces que comí en Adolfo siempre me ha gustado lo comido en general.
    Los entrantes y los postres sí que los veo muy subidos de precio.

    ResponderEliminar
  22. Quería decir Pagos del Moncayo. ;-)

    ResponderEliminar
  23. Yo , antes de acabar mis vacaciones, sigo poniéndome al día con la gastronomía local: berenjenas fritas con melaza, jureles fritos, conchas finas y , por fin , mi adorada moscatel,....

    ResponderEliminar
  24. Si aún encima de no ser precisamente barato, utilizan el "suma que suma"; no animan a salir a comer fuera.

    Eso si, me parece loable, que hayan rectificado.

    ResponderEliminar