martes, julio 22, 2008

El Corral del Indianu (Arriondas). Por Jorge Díez


Estos días he aprovechado el tiempo libre, entre otros placeres, para hacer una visita veraniega a este puntal de la restauración en el oriente de Asturias. Es la primera que hago en esta época del año, que permite disfrutar de su terraza, muy luminosa y agradable. Como hace tiempo que no venía, opto por el menú degustación recién cambiado. Además, ofrecen su carta normal y una selección de platos según mercado. Por su parte, la carta de vinos es amplia pero sensatamente escogida, abarcable, con referencias excelentes al lado de vinos más asequibles.

Pocas mesas ocupadas, lo que va a favorecer un servicio ágil, más necesario si cabe con estos menús largos. Como complemento a los platos, un surtido de sales con dos de Hawai, negra y roja. Me gustó más la primera, de origen volcánico, con sabor marcado, mineral, pero no demasiado potente, buena compañía para la comida. También aceite Castillo de Canena y un pan de Cea excepcional. Si se habla de lo difícil que es comer con buen pan, aquí encontramos uno sobresaliente, pleno de sabor, consistente pero dúctil.

Empieza el festival gastronómico con un Tembloroso de foie fresco y delicado, con una textura mucho más ligera que la usual del foie, nada empalagosa, emulsionada, y acompañado con brotes y un toque de manzana ácida.
Después, Ostra en ensalada con matices herbáceos. Aquí la ostra hace valer su condición de producto marino de primera, plena de sabor. El jugo de hierbas resultaba algo flojo a su lado, pero la combinación era fresca y no empañaba lo esencial del plato.
Seguimos con el mar. Sopa cremosa de navajas con un toque de regaliz. Otra creación con el fuste de un producto soberbio acompañado de una crema suave a base de pistacho. El regaliz, uno de los pocos sabores con los que no me llevo bien, estaba tratado de forma sutil, aportaba un contrapunto dulce al salino del plato pero no era agresivo, no se adueñaba del ingrediente principal.
Desconocía hasta que lo vi en su página web el vitello tonato. Aquí lo presentan como Vaca y toro, combinación de carne y atún con buena textura, presentado en dados sobre una crema de anchoa. Resultaba demasiado salada esta última, así que había que dosificarla bien al mezclar los ingredientes.
Y del mar a la huerta. Tubérculos, tallos, setas y vieira. Un plato precioso, de presentación colorista y agradable, de los que entran por los ojos. Y la combinación, estupenda. Puede parecer arriesgado mezclar tantos ingredientes pero sale más que airoso del desafío. Patata rate, patata violeta, vegetales presentados en crujiente, trufa de verano y un puré de ruibarbo acompañaban a la vieira (no nos habíamos ido del mar totalmente). Fresco y sabrosísimo.
A continuación vino la “Pasta” ibérica de Joselito, a modo de “lasaña” de tocino ibérico con percebes y jugo vegetal. Percebes pequeñas pero tan sabrosas como suelen ser, y tocino suave, fino, marcado sabor… Sin embargo no me pareció que hicieran buena pareja. Quizá el afán por unir productos exquisitos llevó al mismo equipo a jugadores poco coordinados. No había problema en apreciar cada elemento por su lado, eso sí. No hubo ningún enmascaramiento.
Y llegamos a un clásico de la casa: Fabada (sabores de antaño, texturas de hoy). No daré detalles de un plato que ya es bastante conocido. Sólo decir que es una presentación más fácil de comer que la tradicional de la fabada pero la potencia de sabor y el carácter untuoso del plato se mantienen; no se ha buscado hacer una fabada aligerada, sino emulsionar ingredientes por separado para hacerlos cremas pero con la misma combinación habitual.
La costa tira mucho en Asturias, así que regresamos al pescado. Virrey con su jugo. Una pieza estupenda (el propio cocinero comentó que por su peso tenía una infiltración grasa ideal para trabajarlo) con un fondo de pescado muy concentrado. Sabor excepcional, yodado, con un punto dulzón, suave. Un lujo.
Como plato de carne, Pichón con ñoquis de afuega’l pitu y puré de boniato. Dos trozos de pechuga asada y un muslito frito. Buen punto y sabor delicado. La guarnición también muy sabrosa y armónica con el ingrediente principal.
Me habrán visto cara de fartón, porque, fuera del menú y antes de pasar a los postres, me ofrecieron una carne roja que tenían en la carta de productos de mercado. Un buen corte de vaca, sabroso y con textura estupenda, firme pero tierna.
Primer postre, Migas de piña, confitura de ruibarbo y helado de lichis. Muy fresco, ácido con contrapunto dulce. La piña iba desecada y en pequeños trozos. El lichis, que puede ser un sabor muy dominante, estaba suave, bien tratado.
Por último, Bizcocho borracho de calabaza. Una delicia. Muy sabroso y ligero, con pipas de calabaza “camufladas” que, además de sabor, aportaban un toque juguetón al plato.
Con el café, un Cuajo de queso de los Beyos con membrillo y frutos secos y bombón de té, a modo de petit four muy asturiano y muy clásico (queso con dulce), de sabor intenso, lácteo, y con contraste marcado entre dulce y ácido.

El vino merecería un post aparte para él solito. Al ser un menú tan diverso tuve dudas. Pensé en un champán, ya que tienen en carta alguno de pequeño productor que me tentaba, pero opté por algo que superó con creces cualquier expectativa: Grans-Fassian 1990. Muchos enópatas del blog ya lo conocerán pero para los demás, entre los que me contaba yo hasta ahora, la descripción somera: un blanco alemán de uva riesling con sólo 8% de alcohol. Es un vino tranquilo, no es un generoso. Y sí, habéis leído bien, no estoy bajo sus efectos: año 1990. Dicho así, muchos no esperarán gran cosa. Pues a esa botella le das otros cinco añitos de reposo y sigue saliendo de allí pura magia. Un color ambarino con embrujo, una gama de aromas inagotable (dulces, miel, fruta blanca bien madura, anisados…), una acidez asombrosa, un paso de boca sedoso. Cada sorbo era una fiesta de aromas y sabores. Grandioso. Creo que me quitó las ganas de beber blancos españoles para los próximos seis meses.
Sólo prescindí de él para la fabada, y no armonizó tan bien con el pichón, pero el resto del menú, postres incluidos, no podía haber estado mejor acompañado.
Eso sí, para la carne roja me ofrecieron una copa de un tinto: 6 al revés, Tempranillo y Merlot de la Ribera del Queiles. Parece que todavía no se comercializa por aquí; lo tenían como prueba. Agradable, con buena acidez para la carne, pero me pareció –ahora que se va a poner de moda criticarlo- un vino algo parkerizado, con una nariz frutal en exceso, un poco forzada. De todos modos, al competir con el Grans-Fassian, sería injusto cualquier comentario.

En suma, un festival de sabores, un acto de culto a la cocina. Un momento agradable sin tacha. Queda en el podio de la temporada, sin duda.
A la salida, breve conversación sobre la crisis, que está presente por la zona. Esperemos que no la paguen los que están trabajando bien. Pero eso daría para otro post.

93 comentarios:

  1. Jorge,
    me das una envidida enorme. No conseguí cuadrar las fechas para ir a El Corral y tengo la sensación de haberme perdido lo mejor de Asturias.
    Lo del Grans-Fassian 1990 es una pasada, si lo hubieras podido dejar abiertounas horitas (sé que es imposible) habrías alucinado todavía más.

    ResponderEliminar
  2. Jorge
    Buena crónica, por lo que veo sitio obligado de Asturias, en cuanto a ese vino, hasta ahora para mí es uno de los vinos de mi vida, un torrente de emoción, yo personalmente es un vino que recomiendo el tomarlo sin comida, meditando y jugando a cuál será el siguiente aroma que salga
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buena crónica ,Jorge. Me alegro que Campoviejo siga en forma. ESa terraza la tengo que catar este verano. Su pan, como he comentado siempre, es también fantástico. Ese vino es grande. Muy muy especial. Yo también lo tomé allí por primera vez.

    ResponderEliminar
  4. Contra Jorge, te estrenas. Buena crónica. Me apunto al Grans Fassian...

    ResponderEliminar
  5. Me estaba comiendo hoy unas uvas moscateles del súper, insípidas y de piel correosa, y me ha entrado añoranza de la moscatel de la Axarquía, que debe estar ahora dando sus primeros frutos. Así que me he ido al trastero y me he venido con una botella de MR, que me va quitando la tristeza.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Jorge.

    Este creo que ha sido el primero y como todo lo que tu cuentas, muy bien detallado, parece casi que comemos y bebemos todos de como lo relatas.

    ResponderEliminar
  8. Lo siento por quitar el romanticismo, muy buena la descripcion, pero de cuanta "plata" estamos hablando?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Una buena comida no tiene precio,MICKELSON.

    ResponderEliminar
  10. Mickelson, el precio del menú degustación es de 63,5 + IVA, usea, que sobre los 68 euros, bebida aparte

    ResponderEliminar
  11. Ya aparezco, que esto de tener horario limitado de acceso me hace quedar muy mal.
    Espero no dejarme a nadie sin atender. Si es así, gritáis.

    Ángel, si tengo que escoger dos imprescindibles para presentar la cocina asturiana actual, L'alezna y El Corral. Pero hay más, no temas. Seguro que puedes quedar satisfecho. Además, espero que tengamos Corral para mucho tiempo y tendrás oportunidad de probarlo.

    Comparto tu impresión, Albertobilbao. El Grans-Fassian, aunque se mide casi con cualquier producto, es estupendo para tomarlo con calma, buen paisaje y, si no bebe mucho, buena compañía. O si bebe más, dos botellas.

    Diletante, si tampoco conocías la terraza, como yo, no te la pierdas. Da otra visión del sitio, acorde con la estación.

    Ya ves, Ligasalsas, progreso adecuadamente. Pero eso no te libra de mis apuntes para tu wiki, de mis preguntas sobre latitudes meridionales y demás. Lo del Grans-Fassian, imprescindible. Cuando lo pruebes, lánzalo en el blog, que hay comentarios que no me quiero perder.

    Gracias, Guaje. Pero ya estás tardando en ir a comerlo tú mismo. Te aseguro que hay cosas en carta que te pueden encantar. Comenta sin prejuicio tus gustos y verás cómo te sorprenden, que hay apariencias que engañan.
    Por cierto y al paso, Diletante; tú quieres volver loco al Guaje y a los demás. ¿23 de agosto? ¿Cuándo es el día D al final?

    Mickelson, te doy detalles. El menú, 63'50 más 7% de IVA (Sí, Toni, precios sin IVA. La perfección no existe) La carne roja que comento, me la añadieron como cortesía. Aparte, bodega y 1'95 en concepto de "cubierto". 139'93 la fiesta, que el Grans-Fassian enamora pero se hace valer (58'93 antes de impuestos) Suena fuerte, pero, si lo piensas un poco y lo traduces a compartido, como hace la mayoría (G.Fassian partido por dos duele menos aunque sepa a poco) es un homenaje que compensa de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  12. Nota para detallistas del bovino. No pude hacerme con el DNI de la vaca, ni la vida laboral ni nada, así que no sé exactamente lugar y fecha de nacimiento, peripecias que pasó hasta llegar a la mesa, si nació buey y acabó vaca, si era miembra de algún club... Sólo lo que comento, lo rica que estaba. Igual me estoy adelantando, pero vale más prevenir.

    ResponderEliminar
  13. La vaca procede del matadero de Betanzos con una maduración de unos 30 días. Gracias por el estupendo post que le dedicas amado restaurante.
    Un saludo muy afectuoso para todos los que participáis en este estupendo blogs.

    ResponderEliminar
  14. Jose A. Campoviejo.23 de julio de 2008, 11:35

    El anonimo anterior es un servidor.

    ResponderEliminar
  15. Buenos dias, soy el negro que le escribe habitualmente al señor Campoviejo sus post. En el comentario anterior, quiso decir ami amado restaurante y anónimo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pero ¿qué ven mis ojos? Un post sobre uno de mis restaurantes favoritos.
    Todo en él es perfecto, ya empezando por su nombre: El Corral de Indianu. No me digais que no es precioso.
    José Antonio, de fuerte carácter cuando hace falta, y suave como un guante en su estado habitual. Su cocina, impresionante. No hay nada que sea normal; todo excelente.
    Yolanda, siempre atenta en la sala. Tranquila, detallista, cariñosa.
    El restaurante es muy bonito y cuidado en todos sus detalles. La terraza: no la he probado mucho: normalmente me quedo dentro; pero me parece preciosa
    lo ünico malo que le veo al sitio es lo lejos que lo tengo de casa

    tengo ganas de ir

    un beso a los dos; que siempre nos habeis tratado genial

    perdön por las faltas pero el teclado se me revela: no së quë pasa

    ResponderEliminar
  17. esto no funciona y lo he puesto dos veces
    perdön

    ResponderEliminar
  18. Limonta , ya tá arreglado. Gracias a Jose Antonio por pasarse por aquí

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Coño!! Acostumbrado a leer los comentarios en el correo se me escapa a veces ver si hay un nuevo post.

    Bienvenido Jorge. Al final me hiciste caso y te decidiste a ayudarme en la "corresponsalía".;-)

    Voy a hacer una pequeña crítica ya habitual en mi. Cuatro platos de nueve con marisco en el menú me parece excesivo. Dos vale, pero cuatro ...

    ResponderEliminar
  20. Jorge, me ha gustado mucho tu anotación, me has llevado allí.

    Para mí el más grande de Asturias. Mis tres comidas allí han sido auténticas fiestas, con una raigambre al producto local impresionante.

    Sin duda, no es el más mediático, y eso le perjudica. Una lástima, dado que conjuga la cocina con una atención magistral en la sala.

    ResponderEliminar
  21. Gran post Jorge Díez. Para mi el Corral uno de los mejores de Asturias sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  22. Comida con marisco y que se pueda fumar en sala ¡maravilloso!

    ResponderEliminar
  23. A mí el precio, me parece un regalo. No sé, Madrid empieza a confundirme.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por los comentarios. Vais a conseguir que siga de corresponsal, vosotros/as mismos/as.
    Y dita sea, m'as pillao, Toni. Recordaba lo del IVA pero no lo del marisco. Ahora en serio: conste que me ofrecieron cambiar algún plato del menú si no era de mi agrado. Supongo que descontar uno o dos mariscos y buscar alternativas no te hubiese dado problemas. Pero en lo del predominio de un tipo de productos, nada que objetar a tu crítica. No reparé en ello porque me gusta.
    Respecto a lo "mediático" o no... Creo que un local como este ya está bien consolidado y es conocido, en Asturias y fuera. Más presión publicitaria entiendo que puede perjudicar más que ayudar. Y en época de vacas flacas no va a ser ese el camino para salir bien parados. Eso afecta a casas más modestas o a quienes dan sus primeros pasos, sobre todo, si nadan contra corriente, pero no es el caso, a mi entender.

    ResponderEliminar
  25. Ya lo dije en alguna otra ocasión, Campoviejo y Yolanda los reyes del mambo, a la chita callando y con el mazo dando!!! Este verano cae fijo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Ligasalsas, la escala de precios en Madrid o Barcelona confunde a cualquiera. No voy a entrar aquí en las razones pero mis disgustos me cuesta -y los sitios que me pierdo- esa diferencia. Aquí estamos acostumbrados a precios más bajos pero mucha gente que nos visita añade dos platos al menú: los que le quedan en los ojos al comparar lo que come y lo que paga.

    ResponderEliminar
  27. Cuanto más leo las comentarios, mas se me calienta la cabeza con ganas de ir. Cuando no me surge el curro, le surge a la compi (o sea, a la parienta) y cuando no es la compra de muebles. Y mira que estuve veces en la puerta en otros tiempos y no se me dió por entrar. También es verdad que no me había picado el gusanillo.
    Hace poco dos de mis mejores amigos celebraron su boda allí (recalco lo de SU boda porque la celebraron los dos que se casaban) y vinieron ambos encantados.
    Es una de mis asignaturas pendientes y todo un honor compartir blog con el Sr Campoviejo a quien leo y sigo desde los tiempos de NUCA

    ResponderEliminar
  28. Por cierto, el día D es el 29 de agosto, viernes, para cenar.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  30. Toni, te borro el comentario en que le contestabas al presunto sibarita. POr lo visto, un hostelero rencoroso que no duda en difamar a compañeros de profesión. Cosas veredes

    ResponderEliminar
  31. Con retraso, porque no sabía si habría bromistas implicados, gracias por las precisiones sobre la carne roja. En realidad era una pequeña coña mía por algunas visitas recientes que daban para crear una Cátedra en Bovinología. Pero está bien saber detalles del producto.
    Todos los comentarios se ajustan al disfrute tal cual fue. No hay nada que agradecer, más que a los profesionales que sostenéis ese restaurante. Y que eso anime a nuevos comensales a probarlo y a opinar.

    ResponderEliminar
  32. Ayer me llamó un amigo exiliado en Madrid y que tenía ganas de tomarse unas sidras. Me dejé llevar. Empezamos en la la terraza de "Marcelino,...", enfrente de Cortefiel: sidra insípida (2 botellas) y unas parrochas pasadas, pastosas:15 euros. Luego fuimos a "El Ferroviario": unas navajas, pequeñas, de poco valor, fritas e inundadas en aceite de oliva con mucho ajo, y un chuletón de buey, servido crudo sobre una piedra caliente para ir haciéndolo. Buey también insípido,que ya es difícil. Sidra un poco mejor, pero tampoco gran cosa. Dos botellas Una tarta de queso, ni bien ni mal, y una manzanilla para hacer la digestión: 56 euros. ¿Tanto cuesta hacer las cosas un poco bien?

    ResponderEliminar
  33. Diletante, te está bien empleado por ir a comer por sidrerías. ;-)

    ResponderEliminar
  34. Bien Jorge,bien , buen estreno.
    Eldi, de un paseo que dí hace poco por el boulevard de las sidrerias de Oviedo los mejores recuerdos que me llevé fueron ,Los Tres Caracoles,que no es una sidreria y que gusto bastante, y los aromas a leña que salian del Asador de Aranda , que tampoco es una sidrería.
    Menos mal que al dia siguiente comí un gran producto , un poco hecho de mas ,pero muy bueno, en el Bocamar invitado por la " creme de la creme " de la alta sociedad gastronómica ovetense.

    ResponderEliminar
  35. Sí, debe ser imposible hacer las cosas bien.

    Esta semana, patatas bravas, calamares, sepia a la plancha y albóndigas. Aceite limpio y con poca acidez, carne de ternera -y no mezcla con cerdo-, sepia en su punto y fresca, por cierto un ali-oli casero y no precisamente vulgar. Mucha cerveza... 35 euros. Baguette mala pero recogida por la tarde.

    ¿Dónde? En la mitad del barrio más popular de Alcobendas. La señora salía sonriendo de la cocina cuando fui a felicitarla.

    ResponderEliminar
  36. ES que es eso Liga, cualquier detalle, cualquier cosa bien hecha, se agradece tanto y cuesta a veces tan poco hacerlo, que no se entiende que falte un mínimo, no ya de amor por lo que uno hace, sino simplemente de profesionalidad, de respeto a quien se sienta a la mesa.

    Yerga, qué pena también el vinagre. Todo un honor compartir mesa con una estrella de Hollywood y con su encantadora esposa.Sigue habiendo ahora buenos besugos, bonitos , virreyes, sardinas y calamares.

    ResponderEliminar
  37. Que sitio aconsejaste en OVIEDO,el bocamar,me parto.Mira que sobran sitios.

    ResponderEliminar
  38. El diletante,
    que marca de sidra era ?¿?¿?

    ResponderEliminar
  39. Saludos.

    Soy amigo del Maño y desgraciadamente hace mucho que no acudo a su restaurante. Es que acabo de estrenar casa y la hipoteca me hace evitar ciertos gastos.

    Lo que me parece meritorio es que se puede comer tan bien a precios tan asequibles para la categoría del restaurante, teniendo en cuenta lo que sube la viruta en restaurantes similares de otras regiones y países. Sin duda, un lujazo. El trato al cliente es excelente y eso añade encanto.

    Lo único malo del Corral es que después de comer ahí te pones exigente cuando vas a los demás sitios.

    Por cierto que el sábado fui a una boda en Pravia con menú de Nacho Manzano y quedé impresionado también. Pensaba que no podría igualar a la que comí en Lobato el año pasado. Antes no pensaba que en un banquete se pudiera comer bien pero voy cambiando de idea.

    Por si os interesa, tengo algunos blogs de turismo y hostelería hechos en Asturias.

    http://todohosteleria.blogspot.com

    ResponderEliminar
  40. Bienvenido Francisco.

    Estuve ayer navegando por tus blogs y son muy interesantes.

    ResponderEliminar
  41. Gijonexxx, ¿cuáles son esos sitios que aconsejas como alternativa al Bocamar?.

    ResponderEliminar
  42. Para quien quiera hacer un viaje a Portugal, imprescindible que visite el blog de Francisco Miranda que acabo de descubrir:

    http://todoportugal.blogspot.com/

    Información de primerísima mano.

    ResponderEliminar
  43. Toni, que razón tienes en eso de ir a comer a una sidrería. Para mi gusto es un sitio que, para comer, tienes olores muy fuertes, manteleria de celulosa que a los dos minutos de tener una botella de sidra encima se rompió, un servicio por lo general bastante deficiente (están los camareros normalmente hasta arriba de trabajo), una comida pobre, eso si, cobrada como si fuera excelente y, un suelo que por lo general es lo más paracido a un vertedero. No lo entiendo. Por supuesto que hay salvadas excepciones. Salvaría a Gervasio y la Morena tiene un pase.

    ResponderEliminar
  44. Lo de las sidrerías, así, en general, da para otro post. (A lo peor me animo a hacerlo, cuando escaseen los lujitos) Con lo bueno y con lo malo. Pero si sacudimos bien el árbol, se sostienen por razones antropológicas, culturales, no gastronómicas. La comida suele dejar mucho que desear, si no te deja algo peor. La bebida parece empeñada en desacreditarse a sí misma, y donde reina la sidra no hay quien beba otra cosa, porque no suele haber apenas oferta y porque su peculiar paleta aromática, desde el vaso hasta el suelo, se adueña de todo. Y os lo dice un sidrero convicto y confeso. Si a eso sumamos el factor turístico y se abre la veda de "todo vale"...dolor de corazón y de vísceras más bajas.

    ResponderEliminar
  45. Gijonexxx, unas muy buenas ostras al natural, un calamar a la plancha impresionante, almejas llenas y jugosas con una salsa intensa bien ligada, el virrey fresco, fresco , de buen tamaño con un punto de más de plancha y vinagre ....
    Por otro lado en la barra tuve ocasión de ver gambas , bigaros , jamones , necoras ,etc...todo de gran calidad.
    Muy buen producto y una cocina con un solo fallo,te aseguro que he tenido peores experiencias.

    ResponderEliminar
  46. Ayer cena muy buena, cebollas rellenas de gamo, escalopines de corzo y rollo de bonito, todo muy bueno en casa Ballugo (creo que se escribe así), lugar de esos que me gustan donde puedes comer en el bar o en el comedor, decidimos hacerlo en el bar, a la hora o así, se unieron los dueños del chigre para cenar con sus niños una tortilla de patata que así vista de reojo y un poco de lejos, metía miedo de la buena pinta que tenía.Me comentarón hoy en la oficina que también es conocido por los huevinos con patatas. Un sitio de esos para apuntar.

    ResponderEliminar
  47. El año pasado pude disfrutar de esa terraza con un servicio muy atento, pero mi experiencia no fue tan positiva como la vuestra.

    ResponderEliminar
  48. Muy buenas a todos. Os he seguido esta temporada un poco desde la distancia,pero leyendovos aunque fuera con retraso.
    En primer lugar felicitar a Jorge Díez: si éste blog ya me parece muy interesante, con los post de Eldi y los comentarios que vamos haciendo entre todos, con las colaboraciones de Toni y del nuevo "corresponsal" ya es una pasada.
    El Corral del Indianu, es sin duada un sitio muy apetecible (y más después de ver el post), pero su ubicación (que me perdonen los parragueses)no lo es tanto: Arriondas no es un plaza que merezca por si sola el desplazamiento, ni está en la costa, encima en verano las carreteras están más llenas, controles de alcoholemia. Debe de ser difícil para Campoviejo poder sobrevivir allí.
    En cuanto al tema de siempre comer en un restaurante seleccionado o en establecimiEntos varios entre los cuales incluyo las sidrerías, estas últimas semanas he tenido varias experiencias: comidas familiares y de empresa, en diferentes establecimientos de Gijón; siempre acabo pensando lo mismo: ¡nunca más!, salgo cabreado, me parece caro, sea cual sea el precio, porque no salgo satisfecho. Lo curioso es que los acompañantes, la mayoría de las veces también salen pensando lo mismo, pero si les hablas de otros restaurantes no quieren dar ese paso.
    Bueno en otro comentario os pongo un poco al día del verano gastronómico en Gijón.

    ResponderEliminar
  49. escipión el asturiano25 de julio de 2008, 13:36

    Al principio José Antonio quiso ser el más genial de los NUCA, y a grandes aciertos también seguían los errores y alguna mezcla imposible. Le llevó un tiempo asentarse. Desde que lo ha hecho, hace ya algunos años, en su casa se come muy bien con una gran regularidad. Por poner algún pero, echo en falta un poco más de cocina de mercado en el menú. Menos vieira y pichón, y más almejas y percebes, lo que no le quita de ser ahora mismo uno de los mejores sitios de Asturias.

    ResponderEliminar
  50. Gracias, Manu. Cuidado, que con tanto halago El Dilentante nos pasa la pelota y a leernos desde la playa.
    Te doy la razón con lo de la falta de atractivos de Arriondas, yo, que soy un enamarado de oriente. Pero hay opciones. Moderando la bebida o dándole su tiempo, es una lanzadera perfecta para Ribadesella o Cangas de Onís, que pueden ofrecer otras cosas. O se puede optar por un alojamiento rural en los alrededores, que ahí sí hay cosas con encanto. Y depende lo que aprecies un festín así; yo hasta he ido una vez en ALSA sólo por darme el homenaje y despreocuparme de la carretera.
    Escipión, si has sufrido falta de producto local en el menú, desde luego, es comprensible la queja. Pero en esta última visita te aseguro que esa carta que señalé como "de mercado" suple esas carencias. También es verdad que es la primera vez que la veo. Hace tiempo no había tal.

    ResponderEliminar
  51. Y qué razón tienes, Manu, con ese extraño complejo de tanta gente para no cambiar de sitio después de repetidos barrigazos. Eso daría para muuuucha conversación.

    ResponderEliminar
  52. Sidrerias en Oviedo,que para mi son correctas,una es la noceda y la otra Juan Carlos(bajando la lila).Pero ciertamente el 90% de ellas,dejan mucho que desear.

    ResponderEliminar
  53. Manu, tienes razón en que es un privilegio contar con tan buenos colaboradores, y también con tanto y tan buenos blogueros, sean más o menos ocasionales. POco a poco se está formando una comunidad bien guapa.

    Yo debo ser un poco raro, pero echo de menos el serrín por el suelo, que con la sidra daba ese característico olor a chigre, entre bodega y establo, que me encanta.

    También me gusta ir haciendo la digestión del Corral por el paseo fluvial de Arriondas, con la sierra del Sueve al fondo.

    ResponderEliminar
  54. Hace unos años, antes de tener el euro, fui a una sidrería de la Gascona de la que no diré el nombre, a una cena de despedida de un compañero que se jubilaba. Era un menú cerrado con bebida por 6000 pesetas por persona.
    Fue un horror. Y soy suave.

    Por aquella época el menú degustación en La Goleta costaba 5500 pesetas, bebida aparte. Comparemos.

    ResponderEliminar
  55. Lo de las sidrerias es lamentable, por lo menos en Oviedo, no solo es lo mal y caro que se come, es lo incomodas que son, ruidosas, suelos resbaladizos , olores, ..... Para comer prefiero un bar o un restaurante aunque tenga que prescindir de la sidra.
    Por otro lado para mi la sidra es la bebida mas incomoda del mundo para comer, eso de que te marque el ritmo el camarero no me acaba de convencer, o pasas sed o literalmente te ahogan en sidra.

    ResponderEliminar
  56. Contestacion a maribona de la confirmacion de Koldo miranda

    Aplico el rigor matemático ante su falta de sintetís. 4-4 resultado final.

    Aspectos negativos :1 El foie era grasa sobre grasa, un plato prescindible, 2 crema de cebolleta (que no aporta nada)
    3 Nos falló el remate: un canelón de pato laquedao con salsa agridulce hecha con jugo del pato, soja, vinagre de módena y miel. Salsa potentísima de sabor que anulaba todo lo demás.
    4 El arroz, para aguantar en maki, queda un poco seco.
    Aspectos positivos : 1 El tira-tatá 2 los salmonetes nikkei 3 las sardinas asadas 4"big mac" de pescado

    ResponderEliminar
  57. Lo cierto es que a mi no me pillan comiendo en una sidrería ni en broma. Curiosamente en Cangas de Onís tenemos una de la que no soy cliente y que llama la atención porque no se escancia sidra sino que se sirve en copas. El comedor es muy amplio y no cumple con los estándares habituales de sidrería. El local en cuestión se llama El Molín de la Pedrera y sale en bastantes guías. Insisto en que en cuanto a cocina no puedo comentar nada de primera mano pero los clientes parecen satisfechos.

    El otro local emblemático es El Polesu, antagónico en todo y que permite tomar sidra en el propio lagar.

    Aprovecho para comentar que La Huertona de Ribadesella es todo un puntazo y compensa pedir el menú degustación en lugar de elegir a la carta. Lo mejorable es el servico.

    Gracias a todos por la labor que hacéis.

    ResponderEliminar
  58. Hoy cena de quesos, como viene siendo habitual:una mini -torta de queso de La Serena Simón Romero, bastante mala, poco mejor que un quesito de La Vaca que Ríe. Luego, un Abbaye de Tamié, un queso de pasta blanda elaborado en Saboya, un queso con carácter (notas de establo, con un sabor nítido de leche de oveja) y a la vez cálido, fino, prestoso. Y para acabar un estupendo Epoisses, fuerte , con notas de establo y de tierra, pero ninguna desagradable. Para beber , un Nora da Neve 2005, un Rias Baixas F.B. , que, estando bueno, sin estar aplastado por una crianza que se integraba bastante bien con una fruta bastante expresiva, sin perder la frescura, con una buena acidez, ...no me entusiasmó.

    ResponderEliminar
  59. Diletante, diletante, nunca mejor te vino el nombre sí en cuestión de vino hablamos. ;-)

    ResponderEliminar
  60. Qué bueno está el aceite Aubocassa. Creo que es la arbequina que más me ha gustado nunca.En todo caso , me gusta más que el Dauro.

    ResponderEliminar
  61. Respecto al apunte de Francisco Miranda sobre "El Molín de la Pedrera", creo que ya hablé de ese sitio por aquí alguna vez. Me gusta: el local está bien decorado, es cómodo, y la cocina hace guiños a productos tradicionales asturianos pero mejor tratados y presentados que la media. Lo que no sabía era ese detalle sobre la sidra; siempre pedí vino.
    Diletante, ese canto a la arbequina en ti me da que pensar. No irás a abandonar la picual ¿verdad? Temo que alguno de los quesos tenía algún hongo nocivo.
    Bromas aparte, el Aubocassa es bastante mejor que su compañero de equipo Dauro, y es un arbequina muy digno. A partir de aquí, pa gustos colores.

    ResponderEliminar
  62. JOrge,descuida, a la picual la llevo en el corazón. Después de tantos años de sufrir la arbequinitis, y de denunciarlo alguna vez, ahora me considero afortunado de disfrutar tan buenos picuales: Oro Bailén, Fuenroble, Castillo de Canena,.... Lo que no quita para que haya algún arbequina que me guste, como este de Aubocassa, muy fino pero que sabía tener también su carácter.

    Nora da Neve revisited:pierde en nariz, gana en boca (notas de cítrico escarchado, mantiene la acidez y la expresión frutal, la madera más ligada al vino....). Es un buen vino, bien hecho , pero sigue sin entusiasmarme. Quizás porque es difícil que me entusiasme, ahora mismo, un albariño fermentado en barrica.

    ResponderEliminar
  63. ¿Tu mejor albariño?

    ResponderEliminar
  64. Con la venia de Jorge Díez (Jefe esta semana del blog de Diletante).

    ¿Cómo osáis a meteros con las sidrerías?¿Pero qué clase de Asturianos sois malandrines?

    Hay sidrerías y sidrerías como todo en la vida, pero en general me encantan. Alguien decía por aquí que asociaba esos locales con un olor a sidra característico, con su serrín por el suelo, con gente agolpada en las barras para degustar los culines escanciados, su barullo, lo podemos asociar a todo menos a mal comer. Se come tan mal en los restaurantes como en las sidrerías.

    No seré objetivo en este tema porque a mi me encanta la sidra, tanto la Vasca como la Asturiana, aunque prefiera la segunda. Hoy mismo he acompañado en casa un arrocito sublime de mi mujer con Trabanco selección, que estaba riquísima. Si le tengo que poner un pero a las sidras, diría que a mi me gusta la sidra un poco más fría de lo que se acostumbra, solo eso.

    También entiendo y respeto por supuesto, a toda esa gente que le trae loco que el camarero le chisque la ropa cuando le está escanciando un culín en la mesa, que ese olor, o que ese serrín que decía Diletante le disguste.

    Pero no asociemos sidrería con mal comer porque creo que no es cierto.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  65. Cena ayer sábado en el Gallery y como las anteriores veces,fenomenal.Local perfecto,muy buen vino,muy buena atención,muy bien la cena y muy buena compañia.

    ResponderEliminar
  66. Gijonés, sin contar el Emilio Rojo, El Pazo Señorans SA, el Lusco, el Pedralonga... que no los he probado, el albariño que más me gusta es el Zárate Tras Da Viña. ESta a un buen precio este mes en vinissimus.

    En cuanto a la polémica de las sidrerías, creo que hay de todo , bueno y malo, y también que hay mejor nivel en Gijón que en Oviedo. En Oviedo no tenemos sitios como el Cartero, Ataulfo, La Coroña, El Globo...

    ResponderEliminar
  67. El Emilio Rojo tiene poca proporción de albariño. No olvidemos que es un Ribeiro y muy sobrevalorado en mi opinión.

    Diletante, seguimos sin coincidir. El Zárate Tras Da Viña me pareció un albariño del montón. Me gusta más el Zárate básico.
    Aquí coincido con la guía Peñín:
    Zárate Tras Da Viña 2004: 84 puntos.
    Zárate 2006: 88 puntos.
    Nora Da Neve 2005: 95 puntos.

    Pero bueno, esto del gusto es como el culo, todos tenemos uno y distinto. ;-)

    ResponderEliminar
  68. Guaje, las sidrerías son a la restauración lo que la música militar a la música.
    Mejor dejarlas para tomar sidra solamente.

    ResponderEliminar
  69. Yo hubo sidrerias donde comí maravillosamente bien y otras un desastre. Tambien restaurantes, bien mal y regular. Para mí el secreto es dar con el sitio, y por supuesto, con el día. Para eso estan los blogs. Yo desde que estoy en este mundillo es raro que me equivoque o vaya a un sitio que sea un desastre, ya que de antemano ya descarto muchos.

    ResponderEliminar
  70. Guaje, por mi parte venia tienes y permanente; hasta licencia para matar (mejor de risa), si El Diletante lo permite.
    Por supuesto que hay de todo, pero la proporción es desfavorable en las sidrerías; es decir, más malas que buenas, por zonas y pretensiones (centro-barrios, menú-carta, etc.) Salen mejor parados los restaurantes, casas de comidas y demás no orientados a la sidra. Bien es verdad que la bebida patria en sí es una especialidad difícil, que pillar hoy día un buen escanciador(o escanciadora, que hay muchas muy buenas -digo escanciando- por ahí) es el último de los trabajos de Hércules. Pero lo que exija ese mundo peculiar o la diferente calidad de los palos de sidra no pueden empañar lo que se hace mal o con pocas ganas en cocina. Y encima muchas veces parece que es porque tiene que ser así, informal, que quizá esos fogones pueden dar más de sí pero no se ponen a ello.
    Bueno, no sigo por ahí, que me llama demasiado el tema y mejor lo dejo para otro momento (u otro post)
    Mañana, con más tiempo, meto algún apunte de comidas con pocas pretensiones pero muy correctas de estos últimos días.

    ResponderEliminar
  71. Buenas tardes con sol que siempre ilumina y da vida.

    Al volver a este mundo, me encuento con valoraciones positivas en este blog.

    La zona de "Gascona" es para pasar a quien quiere comer correctamente y sin que le claven.

    Una merluza a la sidra no parece justo que la cobren igual o más que en "Casa Fermín".

    El serrín es barato y los malos olores se dan por añadidura.

    A quienes les agrade, por supuesto, que vayan.


    Alex en "Los Tres Caracoles" trabaja muy bien y me parece una decisión acertada que El Diletante haya seleccionado ese lugar para hacer una cena de contacto de los del blog con un mes y medio de aviso. Así todo el mundo tiene tiempo para ajustar su agenda.

    El trabajo habitual de "El Corral del Indianu" es excelente, a pesar de la dificultad de su ubicación. Mi enhorabuena a Yolanda que ha sabido centrar a José Antonio con su dulzura y profesionalidad.

    En cuanto a las carnes de buey sigo manteniendo que hay que distinguir y exigir que no nos confundan.

    En las cartas hay restaurantes que hasta ponen ya carne de buey marca Trasacar, como garantía de calidad.

    Pues no es así.
    Ceferino Trabadelo -el dueño de Trasacar- tiene una excelente oferta de carne de vaca vieja, pero no es buey.

    A Nacho T. he de decirle -dentro de mi obsesión por el rigor- que el lugar donde comió tan bien no se llama Ballugo, sino Ballongo.
    Es un lugar solamente para iniciados.
    A mí me lo descubrió la "Guía Cimadevilla".
    El pescado que comì allí es excelente y los güevos fritos caseros con jamón una excelencia que ya quisiera poder ofrecer como "estrapayaos" en la Cava Baja de Madrid, el singular Lucio Blázquez que, afortunadamente, acaba de superar un infarto mientras se bañabaa en la playa de San Juan, en Alicante.


    Todo lo dicho sin acritud, por supuesto.

    ResponderEliminar
  72. Buenas tardes al Sr. Presidente Diletante, al Vicepresidente Toni, y al secretario General Jorge Díez, así como al resto del personal.

    Diletante.

    Cómo se nota que desde que los civiles están ligeros con el soplómetro no vienes por Xixón. La sidrería EL CARTERO que tanta "fama" tenía, cambió hace un par de años de dueños, creo que se lo traspasó/alquiló a algún empleado, esto ultimo no lo se con seguridad. Puede incluso que ahora se coma mejor, yo comí uno de los peores arroces de toda mi vida con el "afamado anterior dueño". Arroz con bugre de Brillante, pero de arroz brillante, nada de que el arroz era ídem, que lo que fue es asqueroso, y cobrado a precio centollo del cantábrico, un pastón vaya. De primero pedí unos percebes y .... bueno qué más da, si diciendo que me pusieron, seguro, arroz brillante os lo digo todo.

    Por supuesto no volví. Para menú del día no me hubiese quejado, pero pagar lo que pagué por eso, cada día que me acuerdo..

    Tampoco se libra de la quema la Sidrería EL GLOBO de Gijón. Muy, muy normalita.

    Defiendo y defenderé sin embargo la Sidrería Marisquería COROÑA en el apartado de sidrerías de RCP. Solo el hecho de que conserve tanto tiempo el mismo personal en cocina y barra lo dice todo. Da gusto que te venga el camarero a la mesa y escancie el culín mientras te está hablando, eso es escanciar, y no los lanzamientos de sidra estilo guarripeich que hacen por la mayoría de las sidrerías.

    En Ataulfo he estado en la barra y si me gusta. Su cocina no la he probado y no puedo opinar, he oído de todo.

    Mañana abre una cafetería nueva en Gijón, la abre un cocinero que trabajaba en el Marieva. Lo cuento porque me ha prometido que va hacer una buena, ejem, ejem, TORTILLA DE PATATAS, ya os contaré.

    Buenas noches a todos.

    ResponderEliminar
  73. Un ultimo apunte antes de ver a los LUNNIS y acostarme.

    Toni.

    Creo que el tipo de comida que generalmente se come en las sidrerías es distinto al que ofrece un restaurante. Son dos divisiones distintas a mi entender. La cocina de sidrería, y corregirme si me equivoco, es más de tapeo, de preparaciones en principio sencillas. La cocina de restaurante es distinta, creo que más preparada, y más de carta, y creo que el nivel de exigencia por el comensal también mayor.

    El restaurante es de comida pausada, de hablar tranquilamente de conversar, de cocina elaborada. La sidrería es todo lo contrario. Alegría, barullo, hablar sin que te oigan, creo que se permite más el error de la cocina y el camarero. También es más barata.

    También me gustaría recordaros lo que un día hablé con Jorge, la sidra, aún no siendo toda lo buena que quisieramos, es un chollo, es un regalo de bebida por 2 €urillos.

    ¡Y encima el pobre camarero te la tiene que servir!

    Ahora estoy poco inspirado pero, esta semana os doy la lista de mis sidrerías favoritas de la ciudad.

    Chao!

    ResponderEliminar
  74. Guaje, el Cartero sigue teniendo un gran producto , aunque muchas veces lo maltraten. Creo que es verdad que tienen un problema de cocina, que hace que las cosas no salgan siempre como tienen que salir. He ido tres veces en los últimos dos años, ya con los nuevos dueños y el local arreglado, y en general he salido contento por la calidad de la materia prima y por el trato, y un poco disgustado por algún punto , o por esa tontería de echarle pimienta blanca.

    En cuanto al Globo es verdad que es un sitio muy normal, pero en el que agradezco que las cosas las hagan normalmente bien: las parrochas frescas y bien fritas, la ensaladas curiosinas, los percebes, si te dicen que hay, no son ni grandes ni pequeños, pero te los cuecen para servir y no te clavan,suelen tener buen pescado.....es un sitio incómodo y nada especial, pero le tengo cariño.
    La Coroña la he recomendado solo por haber ido al viejo local, y por ver en tu blog que siguen haciendo las cosas igual . A todos estos sitios creo que se les puede poner peros, pero cada uno tiene alguna cosa que lo puede hacer agradable,lo que no se puede decir de la mayoría de las que conozco aquí en Oviedo.

    ResponderEliminar
  75. En muchas sidrerias pagas por pescados y carnes como si fueran un restaurante de lujo y en muchas el producto es malo.

    ResponderEliminar
  76. Corocotta, queda apuntado el nombre del local, siento el lapsus y, lo único que no entiendo es eso de que es un lugar para "iniciados".

    ResponderEliminar
  77. Hola, veo que habláis de un sitio al que voy mucho, El Globo de Gijón. Estuve allí este viernes tomándome unos bocartes con jamón, chiquitinos y frescos, con un aceite de oliva limpio, lo mismo que las patatas que servían, nada de esas prefritas, con unos escalopines a la pimienta, normalinos pero ricos. Luego un queso manchego de esos bien curados, muy rico. Con una botella de Barbadillo (espero que me perdonen lo especialistas en vino que hay por aquí) salimos el santo y yo por poco más de treinta euros. A mi es un sitio que me gusta, aunque reconozco que siempre tiene barullo y que es un poco incómodo, además de que la salida de humos no siempre funciona lo bien que debería

    ResponderEliminar
  78. Veo que lo de las Sidrerias es a Asturias como la taberna a la Galicia profunda; un universo en si mismas. Sino habeis nombrado 30 distintas menos nada.
    No se si conocimientos pero experiencia se demustra dia a dia en este blog (jeje)

    Un saludo a todos

    PD: Diletante ¿has probado el Do Ferreiro de 2007?. Puede que encuentres hay el albariño que te llene este año.... no se

    ResponderEliminar
  79. Patricia

    EL GLOBO es una sidrería que principalmente no me gusta por eso mismo que has comentado tú, porque sales con un olor a fritanga que pa qué. En cuanto a la comida no es que se lo mejor de lo mejor pero está bien. Yo no voy por lo que te he comentado al principio, y porque en fines de semana eso parece el camarote de los hermanos Marx.

    Me recuerda aquella película, creo que se llamaba CUBE, en la que las paredes se iban cerrando y haciendo más chiquitín el espacio.

    Pero es un sitio muy respetable, y cerca del ayuntamiento y Cimadevilla. No voy por eso, pero no lo hace ni mejor ni peor que otros muchos a los que yo mismo voy. Muchas veces es cuestión de manías, no vas a un local determinado por varias cosas, pero eso no significa que se coma mal, seguramente a otros que voy yo, nunca entrarías por el motivo que fuese.



    Un saludo

    ResponderEliminar
  80. Bienvenida, Patricia, que por aquí -será la sidra- la gente se lanza y ni saluda (¡sus voy a dar unas collejas!)
    Guaje, en uso de las atribuciones de mi cargo te voy a proponer para un puesto en la ejecutiva del blog y así podemos encargarte ese informe detallado de sidrerías que aludes para presentarlo al próximo pleno. O sea, ponerte a currar sin cobrar a la espera de futuras compensaciones...que en este caso nunca llegarán. (Bueno, siempre podemos recalificarte un coment para que plantes una pumarada virtual y elabores sidra para autoconsumo)
    Dejo para mañana los comentarios prometidos, que hoy voy mal de tiempo. Precisamente con esos saldrá algo a relucir sobre tipos de locales y zonas más o menos famosas, porque algo de eso hubo; cómo sobrevivir escondiéndose de los turistas.

    ResponderEliminar
  81. Jorge Díez

    U me recalificas el nombre y me se pasa a llamar de Guaje a Señorito, o no asepto el cargo.

    1ºTambién quiero wifi gratis en toos laos.
    2ºUn ordenador nuevo que no se pete.
    3ºDietas diarias de unos 200 €urillos para poder degustar esas golosinas gastronómicas de las que luego, en primicia en EL DILETANTE, daré en exclusiva una gustosa crítica. Previo pago de otra donación del propietario del restaurante en cuestión off course.
    4ºTazi zin límite de kilometraje.
    5º Y un chalecito como base de operaciones en Somió para relajarme y ser más objetivo a la hora de hacer esas críticas.

    Ya ves, poca cosa. Qué si no me cogéis es porque no os da la gana, porque yo lo pongo fácil.

    Besos miembras.

    ResponderEliminar
  82. Jorge, aunque no lo parezca soy una de las pioneras del blog, lo que pasa es que últimamente participo muy poco. De todas formas , recibe un saludo , un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  83. Jose Luis, creo que con la albariño, aunque sea hija de la riesling, me gustan más los vinos sencillos y sin crianza, como ese Do ferreiro. En el Bocamar el otro día abrimos un Do Ferreiro Cepas Vellas, que debe ser el único en el que me gustan las notas maduras. Quizás porque la crianza la haga en inox. Para una vez que tengo un gusto que me sale barato, habrá que aprovecharlo.

    ResponderEliminar
  84. Hasta el basico esta bueno. Es que cuando las cosas se hacen bien saben bien Dilet...

    De todos modos lo que mas me llama la atencíón ultimamente son los godellos. No se, parece mas hecha la cosa, mas asentada, con menos espiritu jugueton que la mayoría de albariños pero frescos y libres igual que estos.

    Este fin de semana se va a celebrar en A Coruña, en Palexco la IV edición del salon de los vinos y aguardientes gallegos. Espero poder probar alguno que aun me faltan pero a espera de ese evento creo que es el año mas pobre de albariño de los ultimos tres que yo he seguido ya profesionalmente...

    ResponderEliminar
  85. Hablando de esos albariños sin crianza a mi me gustó el Paco y Lola 2007.

    ResponderEliminar
  86. Yo cada día veo más difícil hacer albariños con madera. Creo que va a costar un mundo integrarlas con sentido.

    Cuanto más pruebo, más veo que la complejidad -que al final es lo que se busca- se consigue de una manera mucho más sencilla con inox.

    Lo de los vinos de Zárate también daría para un post entero. Pero sí os digo que el Tras da Viña es un vino extraño y rico, tengo ganas de ver cómo envejeció lo que sacaron el año pasado.

    Hacer un vino con fruta rica teniendo albariño está tirado, lo difícil es que el enólogo le aporte algo más.

    ResponderEliminar
  87. En el Globo tomé mi primera ventresca asada. Con ajo y una gota de vinagre. Maravillosa.

    ResponderEliminar
  88. Patricia, muchas gracias y rectifico, que el novato soy yo: bien hallada en tu regreso. Cuantos más, mejor ¿no?
    Guaje, creo que con lo que pides no te da un cargo ni el colegio profesional con más altas cuotas. Vas siguir trabayando de baldre. (En traducción libre, que nos seguiremos aprovechando de tus comentarios sin una mala cañita a cambio)
    El asunto de evitar las zonas "marcadas" siempre puede venir al caso pero con las sidrerías es aún más lacerante. Lo que soportas en Gascona lo puedes evitar en barrios. Yo prefiero perderme a "pensar en verde" por Silla del Rey, Pedro Miñor o Teatinos que por el boulevard de las sidras rotas. Claro que uno es rarito y hace lo mismo si va de vinos: esquivar Manuel Pedregal y aledaños. Quizá en Gijón no se da esto mismo pero también me han hablado mejor de locales en El Llano que de los chascos que te llevas alrededor de la Plaza Mayor.

    ResponderEliminar
  89. Y hablando de Rías Baixas, ¿no notáis una especie de retrimiento de esos vinos en las cartas asturianas? Hace pocos años iban extendiéndose y apareciendo por estas tierras cosas interesantes (como el Do Ferreiro o el Lusco) y ahora parece que "menguan" ¿Cuestión de márgenes comerciales?

    ResponderEliminar
  90. Jorge, sin duda lo de los márgenes tiene mucho que ver. Los gallegos se han encarecido mucho, por ejemplo, respecto a los Rueda. Yo creo que el restaurador ve la posiblidad de poner un par de euros menos en el precio final y aún así ganar más con las botellas de otras denominaciones.De todas formas, no nos podemos quejar. El Do Ferreiro C. V. tiene fama de ser difícil de conseguir, y aquí yo lo he tomado en muchos restaurantes.

    ResponderEliminar
  91. Diletante, "has mentao a la bicha".

    Dices acertadamente que los gallegos, Rías Baixas para ser exactos, se han encarecido con respecto a los de Rueda. Yo diría más, en tienda les doblan el precio por lo general. ¿Y les doblan en calidad?. En mi opinión no sólo no la doblan sino que es superior en los Rueda.

    Y al hilo del comentario de Ligasalsas sobre la madera y los albariños, la verdejo sí que da un magnífico resultado con la madera. Ahí tenemos el Ossian, Belondrade y Lurton, Naiades, V3 e incluso el Marqués de Riscal Limousin 2006, más barato que los anteriores y que probé recientemente gustándome bastante más de lo que esperaba.

    Esto no me va generar simpatías en Galicia, pero para mi, Rueda está por encima de Rías Baixas en calidad general y sobre todo en relación calidad/precio.

    ResponderEliminar
  92. Yo discrepo totalmente de ti Toni. Rueda se mueve en la vulgaridad más absoluta.

    Y eso incluye al Ossian, en mi opinión sobrevaloradísimo.

    ResponderEliminar
  93. Ligasalsas, en la discrepancia está la salsa de estos blogs. Sino serían aburridos.

    También reconozco que en Rueda hay mucha vulgaridad, pero vulgaridad a 5/6 euros. En Rias Baixas hay tanta vulgaridad como en Rueda pero a 10/12 euros.

    Pero lo que no hay en Rias Baixas son vinos tan ricos como por ejemplo el Protos Verdejo por 5,20€.

    ResponderEliminar