sábado, mayo 10, 2008

Tarta Sacher del Hotel Sacher


Cuando me hablan de la ternura yo pienso en pan o en bizcocho. Su miniatura , la magdalena, transportó a Proust a su infancia y le hizo escribir casi cada minuto de ella en siete nutridos volúmenes. Y desde que vimos a Antón Ego transportarse a su infancia en una luminosa campiña francesa traída a la mesa en un ratatoille envuelto con la sonrisa protectora de su madre, sabemos que algo así debe ser el sumum en lo que a placer gastronómico se refiere. Un chuletón de buey sangrante también estará muy bueno pero es , sin duda, otra cosa. La ternura del bizcocho es pureza sin pecado concebida, pero no inocua, sino nutritiva, afectiva. ¿Cómo os imagináis el alimento más puro, que no puede ser otro que aquel caído del cielo por obra y gracia de nuestro Señor? Pues yo el maná siempre me lo imaginé como miga blanca abizcochada, pero con los superpoderes de las espinacas de Popeye. El pan, el bizcocho, debieran ser como ese maná que le cayó al pueblo elegido y hacernos así más livianos estas penosas travesías en el desierto de la edad adulta. Lo malo es que acabamos comprándolos en cualquier sitio y así nos va, desterrados del paraíso sin más que unas hojas de morera en la entrepierna.

Todo este rollo viene a cuento de una tarta Sacher que mi cuñado, sabedor de este vicio mío, me trajo de un reciente viaje a Viena. En mi caso era la tarta Sacher del Hotel Sacher, que lleva disputando desde hace décadas con la pastelería Demel lo que se llama La Guerra de las Tartas en Viena. La historia es la siguiente: la tarta fue creada por un imberbe Franz Sacher, a la sazón nada más que un aprendiz de cocina de 16 años, en honor del príncipe Metternich en 1832. Su hijo, Edouard Sacher, abrió un restaurante detrás de la Ópera que acabó siendo el Hotel Sacher, en el que servían la famosa tarta. Después de la 2ª Guerra Mundial el hotel pasó por dificultades económicas, por lo que acabó vendiendo la receta a la pastelería Dumel, que desde esntonces la comercializó con el nombre de Tarta Sacher Original (“Original Sachertorte”). Pero el Hotel Sacher salió de esas dificultades y entraron en litigios parar quién era dueño de la receta original de la tarta , lo que dividió a la ciudad de Viena en partidarios de uno (Hotel Sacher :dos discos de bizcocho separados por mermelada de albaricoque y glaseado de chocolate por encima) u otro ( Demel:un pastel cubierto de mermelada y encima directamente el glaseado de chocolate). Los tribunales acabaron dando la razón al Hotel Sacher, por lo que la pastelería tuvo que cambiar el nombre de su tarta por el de “Demeltorte”.

De la que me trajo mi cuñao destacaba en principio el envolvente sabor del bizcocho, extraordinario, con el que el chocolate amargo se funde en armonía sin perjudicarse mutuamente. Al revés que las habituales Sacher que he probado por aquí, empalagosos mazacotes inundados de almíbar y chocolate, esta es una tarta seca, masculina. Para compensarlo, el bizcocho tiene una delgada línea de mermelada de albaricoque en el medio y otra en la parte superior, debajo de una fina cobertura de buen chocolate entre amargo y dulce, sin decantarse por lo uno o por lo otro. Imprescindible acompañarlo de una nata recién montada. De rechuparse los dedos ,el tenedor , y la caja. Y si son llambiones como uno y van por Viena, no la dejen de probar.

89 comentarios:

  1. Hotel Sacher Vienesa

    Ingredientes:


    100 gr. de harina
    7 huevos
    175 gr. de azúcar

    175 gr. de mantequilla

    175 gr. de chocolate amargo

    50 gr. de almendras molidas

    Mermelada de albaricoque
    Para la cobertura:
    150 gr. de chocolate "fondant"

    2 cucharadas de mantequilla
    4 cucharadas soperas de nata líquida
    Elaboración:

    Batir enérgicamente la mantequilla hasta conseguir que nos quede espumosa y añadir el azúcar y las yemas de huevo una a una sin dejar de remover.

    Fundir al baño maría el chocolate amargo y añadirlo a la masa anterior cuando se haya enfriado un poco.

    En un bol mezclar la harina con las almendras molidas e incorporarlo a la mezcla sin dejar de remover.

    Incorporar finalmente las claras batidas a punto de nieve.

    Enmantequillar y enharinar un molde redondo y verter la masa. Cocer en el horno a temperatura de 180º durante unos 50 minutos.

    Cortar el bizcocho por la mitad horizontalmente y rellenarlo con la mermelada de albaricoque. Cerrarlo y untarlo también con la mermelada por fuera.

    Realizar la cobertura fundiendo el chocolate "fondant" con la mantequilla al baño maría. Cuando esté fundido añadir la nata líquida y cubrir el bizcocho.

    Introducir la tarta en la nevera y servir si se quiere con nata montada

    Que envidia me das dile, yo me tengo que conformar con una de las recetas de esta mítica tarta, encontradas en el google...
    aunque tengo un S de Naranja pa con ello...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la receta, Linguini. Voy a tener que empezar a hacerme cocinillas, porque entre otras cosas no tengo previsto viajar a Viena en fechas recientes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buenísima esa tarta. Es la tarta que más me gusta del mundo.

    Soy incapaz de hacer un postre, pero voy a intentarlo con esta receta de Linguini (gracias).

    ResponderEliminar
  4. tiene una receta el cocinero fiel que es de mencionar por su interés pedagógico.

    Por tu culpa voy a salir a comprar la martin hardemore esa. AAunque no creo que supere a la tanqueray ten.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Gran post eldiletante.
    Linguini, yo de cocinar ni idea, lo mio es tripear, pero le acabo de pasar la receta a un cocinero amigo mio. Cuando me avise para la prueba ya te cuento.

    ResponderEliminar
  6. Rica, rica. Yo he tenido la suerte de comerla in situ en Viena.
    Con un buen Pedro Ximénez tiene que ser el paraiso.

    ResponderEliminar
  7. Me estoy tomando un "Grés des Vosges", que es un queso gabacho elaborado en Francia con leche cruda de vaca con corteza lavada con aguardiente de cerezas. Tiene algo del sabor a cuadra del Munster, pero es bastante más suave sin dejar de tener una buena intensidad. EStá bien bueno. 5,75 euros la pieza de 125 grs en el Club del grumete. Y me pregunto: ¿tan difícil es hacer algo parecido aquí en Asturias?

    ResponderEliminar
  8. Muy buen post ,Sr Diletante, :
    Exquisito el que se elabora en el Restaurante Lur Maitea c/Fernando El Santo en Madrid , así como el de Sergi Arola en Panino D´E.
    Éste último me recuerda bastante al que me zampé en la pasteleria Palermo en Tapia de Casariego hace ya algún tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Dile en Francia usan toneladas de leche cruda para hacer sus quesos y nosotros aquí, pues no y encima lo prohibimos... existen estudios recientes ,franceses por supuesto, que dicen que lo que antes entrañaba un severo riesgo para nuestra salud ahora es simplemente beneficioso...y es que nuestros políticos y algún que otro quesero deberían ir a Francia hacer stages...Siempre al revés vamos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Es una de mis 10 tartas favoritas. Soy chico fácil para los bizcochos, no me cuesta admitirlo. Y digo yo, ¿Por qué cuesta encontrar estas tartas bien acabadas? Al final sólo depende de la mantequilla y del choco.

    Por cierto, qué bien le va al choco amargo de caldiad el sauternes.

    ResponderEliminar
  11. Palotes, me alegra verle por aquí. La pastelería Palermo es visita obligada en cada paso por el Occidente asturiano, aunque la última vez fue hace ya varios años. No sé si Miguel Sierra abrió ya su pastelería en Avilés, lo que sin duda facilitaría el reencuentro.

    Linguini, totalmente de acuerdo. Pero aparte de la necesidad de una legislación que permitiese el uso de la leche cruda en quesos con una curación mayor de 21 días, creo que también es necesario un mayor esmero por parte de los elaboradores, a los que vendría bien esos stages en el país vecino, pero en plan inmersión total.

    ResponderEliminar
  12. Hace poco estuve en la pastelería Palermo y no me pude llevar nada ya que las 3 cosas que me apetecían se les habían acabado. Era un día entre semana sobre la una del mediodía. ¿¿¿??? Raro, raro.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que Palermo es una visita obligada, yo cada vez que paso paro y compro algo. Espectacular todo lo que hacen, muy buenos también los helados. Desde hace poco han llegado a un acuerdo con la conservera Entreislas y venden sus productos a precio de fábrica.
    Para los que sois un poco cocinillas echarle un ojo a esta página:
    http://lodecarlosvalencia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. ¿Cuál será la razón por la cual Gijón tiene un mayor nivel de artesanos confiteros que Oviedo?
    Es curioso, pero así es.

    ResponderEliminar
  15. olenka gracias por el blog de carlos valencia, es genial!
    Sencillez bien entendida y practicidad...

    Pomme sucré la más creativa, pero Oviedo con sus Peñalvas, Ovetus y Rialtos manejan bien el choco no?

    Lo que me sorprende es que no haya un buen croissant-"croissant" en todo asturias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que , respondiendo a sus respectivas identidades, Oviedo se mueve mejor en la confitería clásica (Rialto, Camilo de Blas, Asturias, Peñalba, Santa Cristina,.... ) y Gijón en una línea más abierta y dinámica: Pomme Sucre, Tino Helguera,o incluso Balbona. Aunque también Gijón tenga buenas pastelerías clásicas como La PLaya, y Oviedo alguna con cosas más creativas, como Jarama. También Santa Cristina tiene desde hace algunos meses un expositor/congelador con creaciones más arriesgadas.

    ResponderEliminar
  17. Apreciado Diletante:

    Tino Helguera era de Gijón y ya cerró hace un par de años. Al menos,su obrador en la calle de San Bernabé.
    Desconozco si ha abierto en algún otro lugar en la capital.

    Balbona también es de Gijón.

    Cuando uno busca un buen roscón de Reyes en Oviedo se desespera. El mejor, en mi humilde opinión es, desde luego, el de Balbona.

    Después de haberme deleitado durante años con el roscón de la confitería madrileña de la calle del Peso, la verdad es que uno se vuelve más exigente de la cuenta.

    Otro tanto pasa con los turrones. Aunque el afamado Verdú no se haga en Gijón, sino en Jijona.
    Pero para turrones, los de Casa Mira, en la Carrera de San Jerónimo.

    En esto, en Asturias, también tenemos mucho que espabilar.

    Si hacemos factor común nos están metiendo el agua en casa con las manzanas, las alubias, los quesos y los dulces.

    ¡Qué panorama!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vete a la escanda en vazquez de mella,58 de oviedo. ya veras lo que es croasan, pan, roscon, turron o lo que sea

      Eliminar
  18. A mi todo los años me dan de pegarata una tarta Sacher de la pastelería Enrique Álvarez de Mieres que está para chuparse los digitales.

    Por cierto Diletante, siguiendo su entusiasta crítica voy a aprovechar que este finde voy a Madrid (que se me escapa Modigliani) para pasarme por el Sudestada. Y como voy a estar tres días y tengo antojo ¿alguien podría recomendarme un buen mexicano en la capital?

    ResponderEliminar
  19. Ming,
    los dos mexicanos que a mí me parecen más interesantes serían Entre Suspiro y Suspiro y la Taquería del Alamillo. Según los mexicamos, la Taquería es bastante más auténtica y Entre Suspiro y Suspiro suele hacer bastante buenos los ceviches.
    Es bueno reservar en los dos.

    ResponderEliminar
  20. Corocotta, cuando hablé de Tino Helguera y de Balbona me refería a sus establecimientos de Gijón, que son los originales. El de Tino en el paseo de Begoña. No sé si sigue abierto, porque hace ya algún tiempo que no me paso por allí. En Oviedo, efectivamente, cerró el que tenía en la calle San Bernabé hace ya cosa de un año. Balbona tiene en Oviedo otro local en la calle Principado, que por el momento sigue abierto.

    Malvado, haz caso de Ángel, que es un entusiasta, fino y experimentado gastrónomo al que me gustaría parecerme de mayor.

    ResponderEliminar
  21. Es lo que tenemos la gente mayor, que somos experimentados ;)

    Por cierto diletante, la segunda semana de julio creo que caeré por Gijón, ¿organizamos algo?

    ResponderEliminar
  22. Ángel: deja de moverte tantgo que no paras: Ronda, Gijón,.... Estás inquieto.

    Malvado Ming: espero que te guste la exposión de Modigliani. Es preciosa, aunque sea monotema. Precioso el color y me parece siempre acertado la proporción de sus obras: es perfecto para la figura de dentro, ni sobra ni falta y eso es difícil verlo.
    Es interesante también la zona del principio donde están las fotos de los sitios donde vivió él y las fotos de él y su mujer, guapísima.

    ResponderEliminar
  23. En la misma Viena me ofrecieron, años ha ,una variante de la Sacher que ,automaticamente, se convirtio en mi preferida y en una pasión sin límite, la receta original del hotel pero sustituyendo la mermelada de albaricoque por una de frambuesa,¡¡Dios que maravilla!!, le aporta jugosidad a ese ladrillo que es la Sacher sin mermelada y un punto acido y dulce a la vez ,cosa más rara, que equilibra el margor del chocolate.
    Modigliani,que gran jugador, un portento sacando libres directos...¿del Milan?

    ResponderEliminar
  24. para mí, la mejor pastelería de Gijón es, con mucha diferencia, La Fé de Salvador (c/ Asturias). Sus hojaldres no tienen parangón y domina el chocolate con auténtica maestría.

    Para mí sus bombones son el paradigma del bombón. Excelente calidad de cacao y rellenos naturales diría que perfectos. No me ocurre eso con Tino Helguera de quien opino que pretende innovar en los rellenos y no termina de llegarme al alma con casi ninguno. Su chocolate a la taza es, sin embargo, magnífico.

    Pomme Sucré tiene una técnica francamente envidiable, pero sus precios son dignos de Madrid y Barcelona, no de una pequeña ciudad de provincias. Yo lo penalizo por ello, así como por el hecho de que nunca jamás me he sentido a gusto comprando allí. Colas larguísimas, diez minutos para poner medio kilo de bombones en una caja y un cierto caos reiterado en el servicio.

    Por cierto, Tino Helguera mantiene el local de Begoña y se ha hecho con el que ocupaba la antigua Confitería San Francisco en la calle del mismo nombre en Avilés. Ha conseguido en este local lo que ya había logrado en el de Begoña en Gijón: un local frío, desangelado, que no invita a entrar.

    ResponderEliminar
  25. Ángel, ¡ qué bien que vengas por aquí!. Cuenta con ello.

    PLayu, gracias por tu aportación. No tardaré en pasar por la Fe. Aparte de yambión me encantan los buenos hojaldres. Lo que más me fastidió del cierre de lo de Tino Helguera en Oviedo fue precisamente que se me cerraba la única posibilidad que conozco de tomar un buen chocolate caliente fuera de casa.

    ResponderEliminar
  26. El local de Tino Helguera, tal como dice Playu, en el paseo Begoña está abierto. NO así su local de Avilés que ya cerró hace un tiempo. A mí personalmente los postres de Tino Helguera no me gustan, me parece que abusa demasiado de las gelatinas y tienen un problema de textura. No así sus bombones que si me parecían buenos.
    Dudo mucho de esa afirmación que el nivel en Gijón es mucho mejor que el de Oviedo, fuera de rivalidades sin interés real, no creó que esa afirmación se sostenga si la analizas detalladamente.
    Para mí la mejor pastelería de asturias: Palermo

    ResponderEliminar
  27. Por cierto diletante, "llambión" se escribe con LL. ;-). No destrozemos el asturianu que bastante moribundo está.:-(

    ResponderEliminar
  28. Toni, tienes razón :(. Viene de llamber, lamer, aunque ya avisa el diccionario que suele sufrir de yeísmo. Paso a cambiarlo en el post.

    ResponderEliminar
  29. Pues ya que estamos de confiterías, y aprovechando que ayer estuve en la 2ª Flor de Grao, quiero destacar a TEJEIRO como una de las mejores de Asturias, de España, del Mundo...
    Uff!!!, no sólo por hacer el mejor tocinillo de cielo jamás conocido, es que además tienen una tarta de suflé que quita er sentío, y últimamente mi adicción a sus pastelinos de limón empieza a ser preocupante.
    Siempre me sorprendió que un pueblo como Grao tenga un nivel confitero en lo que se refiere a tartas, pasteles y bollería, a la altura de una gran ciudad.

    ResponderEliminar
  30. Olenka,

    el sábado 3 de mayo el local de Tino Helguera en Avilés estaba abierto. Ignoro si lo sigue regentando él, pero los carteles estaban en la puerta y el local estaba abierto.

    playu.

    ResponderEliminar
  31. lingüini,

    los croissants de La Fé son excelentes, y de tipo francés (más salados que dulces). Creo que he tomado alguno en Pomme Sucre y también eran buenos.

    Alguien apuntaba sobre los bombones de Peñalba. Para mí son la antítesis de un buen bombón. Son grandones y saben más a mantequilla que a chocolate. Algo similar, pero en menor medida, le ocurre a Ovetus. En ambos casos a años luz del bombón pequeño y con mucho cacao de La Fé.

    El culmen de la repostería ovetense son, para mí, los moscovitas de Rialto. Lo demás que he probado me parece muy prescindible y con más fama que lana.

    ResponderEliminar
  32. PLayu, los bombones de Peñalba tienen poco de sutiles y, probablemente, su calidad no está a la altura de su fama. Pero creo que tienen su punto así como son. A la manera de encantadísimo, diría que son bastante viciosos

    Si te gustan los bombones pequeños y con buen cacao y los buenos hojaldres creo que te gustaría Santa Cristina. Es mi favorito en Oviedo para la cosa dulce, aunque no sea de los que más fama tengan.

    ResponderEliminar
  33. pues en ese caso sólo queda pedir perdón por el error ya que hace un tiempo había cerrado

    ResponderEliminar
  34. Tino Helguera es franquicia, pero por lo visto no funciona nada bien, una pena. Aquí en Oviedo cuando abrió, el servicio era malo y la verdad que el local no era el más apropiado en cuanto a distribución.
    En cuanto a la Pastelería Palermo, ahora me paso muchos fines de semana en Tapia y, siempre que voy por ahí a por algo para merendar, me encuentro que está un poco bajo mínimos, pero no obstante, lo que tiene es bastante bueno.
    En cuanto al chocolate, han abierto en el C.C. Buenavista una franquicia especializada en la venta de chocolates que está aceptable, para los amantes del cacao, tienen muchas variedades.

    ResponderEliminar
  35. Nacho, coincido en lo del Palermo. Cuando estuve yo en marzo parecía que había pasado un colegio con barra libre de dulces. No les quedaba casi de nada y era al mediodía. Me extrañó mucho.

    ResponderEliminar
  36. Agradezco la información, Nacho T. Vivo cerca del Centollu (by Calatrava) así que buscaré el sitio. Porque, aparte de lo artesano, no andamos muy surtidos de delicatessen en ese plan. Algo en el citado Rincón del grumete, cosillas en Latas y botellas cuando les da, la distribución de Leonidas en Gijón... No se me ocurre mucho más.
    Pero reivindicando el lado artesano los habéis citado a casi todos, así que una añoranza. Los más viejos del lugar recordaréis Niza, en la calle Magdalena de Oviedo. Tenía alguna elaboración estupenda, y eso que nunca estuvo en el Olimpo de las del Oviedín del alma.

    ResponderEliminar
  37. Jorge, también hay un Leónidas en Oviedo en la calle 9 de mayo

    ResponderEliminar
  38. Cierto. Lo olvidé porque tengo el otro más reciente.

    ResponderEliminar
  39. Buenas tardes
    En Bilbao la mejor tarta Sacher la podéis encontrar en la pasteleria La Suiza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Le diré a mi cuñada bilbaina que me traiga una, junto a otra de frambuesa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Hombre playu, las Moscovitas de RIALTO están muy buenas. Pero tampoco se pueden olvidar los Merengues de Café o los Carbayones de CAMILO DE BLAS, las Telvitas o el Peña Santa de SANTA CRISTINA, o la Tarta de Milhoja, también de RIALTO (Juer, parece que,sin quererlo, me estoy erigiendo como el defensor de la gastronomía ovetense, y me mola, jejeje).

    Yo es que de chocolate no puedo hablar mucho, porque siendo muy llambión, no es que me dé mucho más por él.

    ResponderEliminar
  42. A mi me gustan mucho los milhojas de merengue de Santa Cristina. Más incluso que los de Camilo de Blas. Los de la confitería Asturias tampoco están mal , aunque sean feos y esmirriaducos. A mi mujer tengo que comprarle todos los años una tarta de fresas de Santa Cristina, al menos una vez. No es gloriosa, pero tampoco está mal.

    ResponderEliminar
  43. El establecimiento que abrió en el Calatrava es " Chocolat Factory", tiene alguna cosa interesante. La pena es que no nos abrieran un Cacao Sampaka, eso sí que es un espectáculo.
    A los que os gusta el chocolate tenéis que probar la mousse de chocolate del jarama, está muy buena.

    ResponderEliminar
  44. Pues yo últimamente estoy muy crítico con el tema chocolateril español. Toda la vida pensando que los bombones de Santa debían ser lo más -tienda de Serrano, supermegachachi- y cuando los comparas con un Marcolini, nada de nada.

    Si os pasáis por Madrid o Barcelona y os sobran unos euros, os recomiendo los de Oriol Balaguer, esos son espectaculares, casi tan ricos como los de Marcolini.

    ResponderEliminar
  45. Los de Oriol Balaguer están buenísimos. Los suele traer Rodrigo el del Zurdo en Navidad. Lo malo es que suele tener envases pequeños, y se acaban en un santiamén.Los que no he probado han sido los de Marcolini.

    ResponderEliminar
  46. La verdad que la confiteria de Asturias es alucinante:

    En Gijón el Soufle de fres y la crem nata, creo que no he probado una tarta como la primera hace mucho tiempo, las princesitas y pastas de nuez.

    El Hojaldre de la fe es otro privilegio.

    Las moscovitas de Rialto.

    La confiteria actualizada de Pomme Sucre.

    Y el hojaldre y pasteles tirados de precio de moka.

    Y siempre me dejo muchhos oros como balbona.

    Por cierto diletante, ¿sitios de tapas en gijón?

    ResponderEliminar
  47. Si os gusta la pastelería y sois un poco cocinillas un libro que no esta mal es " La cocina dulce de Paco Torreblanca" yo he hecho algunas y salen muy bien.

    ResponderEliminar
  48. Los ovetenses ¿ya comprasteis los bollos?.

    Para los no ovetenses hoy es fiesta local, Martes de Campo. Tenemos la cofradía más antigua de Europa, La Balesquida de 1232, y la costumbre es comer en el campo un "bollu preñau", bollo con chorizo dentro, aunque hoy me temo que hoy de campo poco.

    ResponderEliminar
  49. Juan Luis, a pesar de tanto concurso sitios de tapas no conozco ninguno, ni en Gijón ni en Oviedo. En Gijón me dicen que no está mal Agüita Salá. Creo que es mejor irse a una buena sidrería o vinatería y pedir raciones a compartir.

    ResponderEliminar
  50. Si los asturianos sois raros raros, fomentais un concurso de pinchos y tapas y luego no teneis un sitio digno para ir. Lo dicho raros raros :-)

    ResponderEliminar
  51. ¿Algún sitio para comer rico en Formentera? Me estoy preparando las vacaciones y me preguntaba si alguien de por aquí conocía la isla :)

    ResponderEliminar
  52. Ni idea Malvado. Cuando se pase el corresponsal (Toni) a lo mejor puede aportarte algo.

    Juan José, lo de los pinchos aquí en Asturias es verdad que es algo un poco esquizofrénico.

    ResponderEliminar
  53. Je, je, muy bueno diletante, pero me temo que a Formentera voy tardar algo en ir. ;-)

    ResponderEliminar
  54. Se que no es el post pero como estube unos dias en Santander por si alguno le interesa decir que del puerto y la bombi tienen un producto espectacular "de lo mejorcito del norte" y zacarias tambien buen producto y restaurante ala antigua usanza sin complicaciones y que deluz un buen sitio para una cena romantica y si vas de dia una terraza espectacular.

    ResponderEliminar
  55. ESo Dompe, y luego me dices que no te puedes cuidar todo lo bien que querrías :).

    ResponderEliminar
  56. En Deluz, comí yo el mejor mero que me zampé el año pasado. Mucho famoseo y chicas guapas -aunque sé que esto último no tiene ni la más mínima importancia.

    ResponderEliminar
  57. Ligasalsas, mejor sera comer con buena vista no?.

    ResponderEliminar
  58. Diletante,este finde si me cuide.

    ResponderEliminar
  59. Vaya la que ha montado Santi Santamaría. Ha dicho:
    "Hoy tengo con Ferrán un divorcio enorme, conceptual y ético, y tanto él como su magnífico equipo van en una dirección contraria a mis principios".

    ¿No será que en el fondo le tiene envidia a Ferrán Adriá?.

    ResponderEliminar
  60. Con el chocolate todavía a vueltas, gracias por la precisión, Olenka. Buscaré ese "Chocolat Factory". Para uno que es casi adicto, de acuerdo con lo de Cacao Sampaka (cada vez que voy a Madrid traigo algo) y qué decir de lo de Oriol Balaguer. El pasado septiembre estuve en Barcelona y me puse tibio, además de triunfar como un torero con los que traje como regalo. Imprescindible para cacaomaníacos.
    Toni, como siempre, directo a la línea de flotación. Esa polémica Santamaría-Adriá ya viene de lejos,¿no? Veremos con el tiempo si es puntual o se convierte en un derby periódico. Envidias posibles aparte, cada poco, con nuevas propuestas, nuevos premios, etc.,surge la duda de si Adriá es todavía "de este mundo" o está en otra dimensión. Eso daría para un post completo, pero currao de narices. Y encima ¿qué íbamos a decir los que no hemos tenido el privilegio de probarlo?

    ResponderEliminar
  61. No he tenido el placer de comer nunca nada de Santi Santamaría, pero sólamente por cómo y qué escribe, me merece un gran respeto. Su árticulo semanal en el dominical del País junto con su receta, me parecen extraordinarios. Es alguién que tiene una cultura culinaria espectacular, me ofrece mucha seriedad cuando habla.

    ResponderEliminar
  62. En calatrava y en chocolat factory estuve el lunes. Está bastante bien. Pero estoy a semi regimen y con las farturas que ya me cojo ... me reprimí. Ya caerá.
    Ahí teneis el enlace

    http://www.chocolatfactory.com/

    ResponderEliminar
  63. Los articulos están muy bien , y yo le admiraba hasta que empecé a darme cuenta de lo que tiene de pose y de demagogia esa campaña basada en el mito de aldea, el del "buen salvaje", dirigida para los ricos y snobs urbanitas, que son los que pueden permitirse sus restaurantes, y de los que luego despotrica. Sus palabras pueden tener sentido para los mediocres imitadores de Adriá , pero no para el maestro. Pero claro, entonces no serían tan rentables. Y lo de que los cocineros modernos nos intoxican con sus xantanas y sus nitrógenos,... en fin . Para cubrirse las espaldas dice que con exceso. Pero no me veo tomando la xantana a cucharaes. Algún exceso que he hecho con el chuletón de buey seguro que era más peligroso. Y liarse ya a arreglar el mundo como lo de los biocombustibles,... En fin , que me parece la estrategia de los mediocres, de los retrógrados, de los resentidos. De ponerse a la altura de los grandes no por el trabajo propio, sino por el atajo del enfrentamiento. En fin, que hace ya un tiempo me parece más falso que aquellos a quienes critica. Y que le ha cogido el punto a su papel de histrión. DEsgraciadamente, no he comido en Can Fabes. A lo mejor entonces cambiaba de opinión, que en estas cosas del comer soy un hombre fácil

    ResponderEliminar
  64. Nada especial Can Fabes Eldiletante. Salí de allí silbando y con las manos en los bolsillos -tenía espacio.

    Este año igual inauguro mi faceta de "malismo" con Can Fabes. Estoy dudando entre este o un par de madrileños.

    ResponderEliminar
  65. D. Liga, pues fiándome como me fío de su buen criterio, y viendo los precios que gasta el Sr. Santamaría, me parece que voy a tardar en conocer Can Fabes.

    En cuanto a su faceta de "malísimo", aún no pierdo la esperanza de verla alguna vez :).

    ResponderEliminar
  66. Pues yo tenía ganas de conocer can fabes, pero me lo voy a acabar pensando...o al menos aplazandolo.

    ResponderEliminar
  67. Hola buenos días. Soy barcelonés y aficionado a la gastronomía. Quería dejar aquí mi agradecimiento a Pedro Martino y a su equipo por la gran experiencias que nos hizo pasar este pasado fin de semana en su casa. Un espectáculo de sabor y de creatividad, a la altura de los grandes, incluso de algún tres estrellas recién visitado. Me sorprendió además lo ajustado de su precio. En Barcelona algo así nos costaría, fuera de algunos neobistrots, el doble. En todo caso, una visita de esas que quedan en la memoria y que intentaremos repetir cuanto antes.

    También nos pasamos por Casa Conrado. Aunque menos sorprendente y creativo, en una línea clásica de comida burguesa, todo fue muy correcto y agradable.

    Un saludo a todos los blogueros.

    ResponderEliminar
  68. Picapleitos, me alegro que disfrutaras. Martino está en una forma sensacional, y Casa Conrado es un valor tradicional pero seguro.

    ResponderEliminar
  69. Picapleitos, ya habrás observado que por aquí abundamos los defensores de Pedro Martino a capa y espada, pero es una alegría que sea alguien de otras latitudes y entorno gastronómico quien lo confirme, y más con fundadas comparaciones. Lo suscribo por completo. Aunque no sé si habría que "censurar" lo del precio para no dar (malas) ideas. Ese es otro de los logros de Pedro para seguir siendo un crack de esta liga gastronómica. Que dure y dure.
    Y que no lo digamos siempre los mismos (que lo seguiremos diciendo, claro)

    ResponderEliminar
  70. yo he comido en san celoni (Madrid)
    280!!!! eurazos por dos menús degustación (sin vino ni na)
    el servicio de fabula, 10 tipos en coreografia por la sala para servir, recojer etc.. montaje acojonante.
    Comida para el precio muy, muy mediocre, sin apenas producto (langostinos con jamón iberico, jamón salado y langostino conge, ciervo conge y quemado por congelación)
    soy cocinero y se lo que digo y asi casi todo el menú
    La mesa de quesos pa caerse pa tras (28€ mas si te apetece queso)de buena que era, pero el olor a queso aturde toda la sala.
    los peores 280€ invertidos en restaurante y lo digo despues de haberme gastado mucho en muchos sitios.La braseie les Holmes en NY 180 dolares por costillas y cocacola y algunas cosas más valio mas la pena que ese 3 estrellas (que diga lo que diga es pa snobs)

    ResponderEliminar
  71. Joder Anónimo, me dejas frío.

    ResponderEliminar
  72. Me consta que Pedro Martino tambien paso por San Celoni a degustar el menú hace ya un tiempo.
    Preguntarle a ver que tal?

    Por cierto los conocidos del restaurante (supongo que sera por la sustanciosa propina que dejan) reciben digamos una atención más cordial, asi como las mesas en las que estan criticos o personajes ligados a la gastronomia(prensa, prensa y prensa)

    ResponderEliminar
  73. EStá claro que a nosotros no nos van a poner grouse ni zorzales en tiempo de veda. La verdad es que es difícil encontar una crítica anónima emocionada tras salir de Sant Celoni. Y eso que su cocinero, Oscar Velasco, es premio nacional de gastronomía. Me da que es una de las mejores pruebas de que la "emoción" gastronómica, lo mismo que le pasa, por ejemplo, a la literatura, está lejos de los premios y las academias. A las pruebas me remito:
    Sant Celoni en el blog de Matoses
    Sant Celoni en el estupendo pero muy políticamente correcto blog de Philippe Regol

    ResponderEliminar
  74. POr otra parte hoy me he pasado por Chocolat Factory en el centollu de Calatrava. Mejor el surtido variado que el tubo de pastillas. El chocolate muy en la línea del de Cacao Sampaka que probé en la T4, mejor que la media pero sin deslumbrar. Tiene una visita. Además, atiende una chica muy simpática y tienen un poco de todo: pastas, galletas, chocolates para coberturas,....

    ResponderEliminar
  75. Diletante, ¿todavía te quedaron ganas de comprar chocolates después de la fartura de hoy?. Lo dicho, eres un maniaco. :-) :-) :-)

    ResponderEliminar
  76. Yo ami san celoni me gusto mucho y no soy "snob".

    ResponderEliminar
  77. Martino es el mejor.

    Me encanta vuestro comentario sobre la sacher, en mi boda elegimos la sacher de Pomme Sucre y la verdad es no me arrepiento nada de la elección.

    ResponderEliminar
  78. cuando habra el nuevo vamos a ver si es tan bueno como ahora con 7 mesas el martino

    ResponderEliminar
  79. Mamba, lo de "snob" no lo digo yo, sino el propio Santi en Madridfusion.

    A propósito del nº de mesas, creo que es precisamente un punto importante en cuanto a la regularidad y esmero, de forma inversamente proporcional. Creo que Martino va a aumentar alguna mesa, pero no más de dos o tres.

    ResponderEliminar
  80. Santceloni no es mal sitio. El problema es que no encuentro ni una sola razón para ir, más allá de su sofisticadísimo servicio.

    Si la justificación es la tabla de quesos vamos apañados. Porque igual o mejor me la hago yo con un paseíto por Poncelet o el Mercado de la Paz o Mallorca.

    Si es por cocina todo muy correcto y sin sorpresas, no arrollan por personalidad.

    Si es por producto utilizan la mitad que muchos otros restaurante madrileños.

    Y si es por precio es el sitio más caro de Madrid.

    ResponderEliminar
  81. hola, yo estoy de acuerdo con santi santamaria, sí en el fondo del meollo, pero no con sus formas...Lo mejor es predicar con el ejemplo, y en silencio, mejor que mejor, y no rajar por rajar...Adria es el king del mambo,lleva años siéndolo, lo malo es que mucha gente quiere parecerse rapidamente a Ferrán y se olvidan de la guisandera más cercana a la escuela donde fueron...quién fabula, el centro los profesores, el alumno,los comensales, revistas especializadas....? Vaya popurri!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  82. He ido hasta Candás a comer y, efectivamente, de acuerdo con vuestros consejos, "El Canalla" es un sitio muy recomendable por su buena relación calidad/precio.

    En cuanto al Mesón del Mar La Arisueña había comido allí hace un cuarto de siglo. O sea que de nuevo, nada. Lo que no sé es si ha cambiado la dirección o similares. Pero es un mesón de Candás de toda la vida. O al menos, de la mía.
    .....
    Por otra parte quiero apoyar a Linguini en su defensa de las teorías provocativas de Santi Santamaría. Sin entrar en la demagogia que cada uno tenga en defensa ded sus intereses, lo suyo es más coherente que el laboratorio de Ferrán Adriá.
    Un hombre de manos pequeñas.
    ¡Ojo al dato!

    ResponderEliminar
  83. Yo dije que las palabras de Santamaría cobran sentido al aplicarse a los malos imitadores de Adriá (cada vez menos, por otra parte, que ya está pasando la gripe). Pero resulta que eso no es tan rentable como tirar a lo alto y enfrentarse al maestro. En querer hacerse pasar por su reverso y , de esa forma, a su estela, aparacer también en los medios, y hacerse publicidad. Me parece como esos carroñeros que aprovechan la ambulancia de urgencias para ponerse detrás de ella y saltarse el atasco. Cada uno que defienda su cocina , su forma de entender las cosas, pero con respeto. Al menos hacia los grandes. La cocina de Adriá será lo que se quiera, pero está llena de racionalidad y de belleza. Yo me muero por ir al Bulli, pero no dejan de darme calabazas. Así que me consuelo con sus libros.

    El Mesón del Mar cerró por defunción del dueño hace un tiempo y ahora lo han cogido unos chavales jóvenes, con sus cosas buenas. Bonito nombre: "El Canalla".

    ResponderEliminar
  84. Os abandono durante 15 días ya que me voy de vacaciones a Italia. ¡¡Ciao!!

    ResponderEliminar
  85. Buen viaje,toni.

    ResponderEliminar
  86. Pásalo bien, Toni. Y traete algún vinito

    ResponderEliminar
  87. Toni. En Roma te recomiendo en plan bien "Jet Set", al lado del lago Eur. Pero no debes perderte sitios donde no suelen ir los turistas como: La Zozzone -en un callejón por detrás de la plaza Navonna-, "Romolo. Los jardines de la Fornarina" que fue la casa de la famosa amante de Rafael, en el Trestevere y "Ditirambo", comida siciliana al lado de la plaza de las Flores.
    En Florencia, la tratorria del Trebio -al lado de Santa María Novella- y la tratoria "Le Mossacco", al lado del Duomo.
    Son sitios mágicos.

    ResponderEliminar
  88. Para todos fanaticos del chocolate y de la buena pastelería os invito a pasar por POMME SUCRE (libertad, 26 GIJON)y degustar su más que variada gama de productos. En cuanto a chocolates tiene 25 clases de bombones, de esos de bocado tipo frances rellenos de elasticas ganaches y profundos pralines, pastas de mantequilla rellenas y cubiertas de chocolate, crujientes de almendra en chocolate negro y leche, músicos de chocolate y frutos secos, sablés rellenas de mermeladas y cubiertas nuevamente en chocolate, rocas, cookies, exquisitos macaróns, semifrios individuales y tartas (probar la azabache y su versión de la sacher, que es una trufa al 70% con bizcocho de chocolate y mermelada de frambuesa), brownie con nueces y su buenisimo chocolate a la taza.
    Para los dulceros: los hojaldres caramelizados, la bollería de mantequilla al estilo frances, su impresionante panettone (hay que apuntarse en una lista para que te llamen cuando se haga).
    Los precios no son para nada elevados relación calidad - precio. Ej: 25 bombones 15 €, 32 pastas 15 €, bollería 1,25 €, semifríos 2,50 €.
    Se utiliza materia prima de primera calidad, chocolate de gama alta (VALRHONA) y se cuida al detalle el packaging de cada cosa. Ahora en febrero se estrena un nuevo diseño y en breve estará colgada la web, de momento hay un correo para consultas y sugerencias.
    consultas@pommesucre.com
    Simplemente no creais lo que digo, probarlo y luego me lo contais.

    ResponderEliminar