domingo, octubre 23, 2016

Dos taperías en Cáceres




Si algo me ha llamado la atención las veces que he estado en Cáceres en los últimos años es la proliferación de taperías en la ciudad, tanto que es difícil pasear 100 metros por toda la zona centro sin encontrarte co nalguna. Tampoco es extraño el éxito ya que puedes comer o cenar por un importe final más ajustado que en un restaurante tradicional, aunque habría que escarbar un poco y ver si el precio de lo comido resulta más barato en realidad que en un restaurante más tradicional.

El caso es que está claro que la fórmula ha calado porque por lo menos un sábado, tanto para comer como para cenar no es fácil conseguir mesa a no ser que llegues muy pronto.

La tapería escogida para la comida fue Perhaps, recomendada por un conocido de las redes sociales con acierto. La carta, como en casi todos estos locales, muy resultona y apetecible al primer vistazo. El propio camarero nos dijo que con tres raciones para dos íbamos más que de sobra. En nuestro caso así fue, los años…, pero para comensales más jóvenes o con más costumbre de comer fuerte, creo que deberían añadir alguna más.

Local aprovechado al máximo, incluso con alguna apretura a la hora de pasar entre las mesas. Muy buen pan, 0,60€, y estupendas las aceitunas que pusieron de aperitivo.



Lo primero que nos trajeron fueron unas croquetas de morcilla ibérica. 4,50€. Excelentes. De las mejores que recuerdo en bastante tiempo en todos los sentidos. Para comer de plato único sin duda.




Seguimos con un café con churros: churrasco de pollo con un ligero empanado y salsa Perhaps (soja, tomate y piquillos). 6,50€.  Alguien podría decir que no eran más que unos nuggets pero estos estaban bastante más logrados que cualquier nugget que haya probado. Además la salsa estaba muy buena al igual que las patatas. Es de esos platos muy sencillos pero que estarías comiendo trozos de pollo untados en la salsa constantemente. Muy rico.


 Acabamos con la pluma ibérica con escamas de boniato, patatas a lo pobre y sopa de Torta del Casar. 8,50€. Muy bien la pluma, sin carbonizar, con el toque un poco dulce del boniato y muy sabrosas las patatas impregnadas de la sopa de Torta del Casar, servida aparte.
Sencillo pero muy resultón.


Para beber tomamos sendas copas de Balancines, 2,30€ y Payva, 2,30€, bastante mejor el primero, servidas en unas bonitas copas en plan “vintage” pero totalmente inadecuadas para degustar un vino. Detalle a revisar urgentemente. Por botellas tenían unos pocos vinos y creo que casi es una decisión acertada desde el punto de vista del hostelero porque menos nosotros, todo el mundo comía con agua o cerveza.

La verdad es que salimos contentos. Cocina sencilla pero muy resultona, con raciones más grandes de lo esperado y buen resultado final. No es extraño el éxito sabiendo a qué tipo de restaurante vas y más si sales con la barriga llena y no te queda la cartera vacía.



 Esa noche teníamos intención de ir a La Cacharrería que también nos había recomendado por el mismo conocido, pero a pesar de ir temprano para la costumbre española, nos dijeron que no solo estaba lleno el local sino que tenían ¡¡¡11!!! peticiones de mesas antes que la nuestra…  Lógicamente no esperamos y acabamos en la tapería Alboroque, en una esquina de la Plaza Mayor.  Además nos salvó la campana porque en el minúsculo local solo les quedaba una mesa alta que fue en la que nos quedamos.





 La carta, en el estilo de las demás pero tal vez algo menos apetecible, aunque esto es aún más subjetivo si cabe. 







 Las cervezas y aperitivos de antes nos habían rebajado el no muy alto apetito por lo que solo pedimos tres tapas. La primera fue un carpaccio de presa ibérica con Parmesano y aceite de trufa negra. 4,60€. Tal vez hubiera sido mejor llamarlo Parmesano con picos y carpaccio porque claramente se pasaron con el queso, de calidad manifiestamente mejorable y encima con el añadido del aceite de ¿trufa? de vete tú a saber dónde, prescindible totalmente.  Por lo menos escarbando un poco se podía comer la presa que estaba bien. Plato a revisar.



Seguimos con unas torrijas al vino con patatera, miel y jamón. 4,60€.  A pesar de que el jamón solo era pasable, el conjunto no estaba mal y se comía con cierto agrado.




Acabamos con un pastel de manitas de cerdo crujientes con foie. 7,40€. Tal vez se les fue un poco la mano tanto con el punto de las manitas como con el del foie, pero el conjunto resultó sabroso.



Para beber tomamos sendas copas de un tinto extremeño que no recuerdo cual era, 2,50€, y aquí directamente no tienen carta de vinos. Solo por copas. Desconozco si es lo habitual en estas taperías pero nos llamó la atención.

Evidentemente tendríamos que haber comido igual o muy parecido para comparar, pero de tener que repetir lo haríamos en  Perhaps.

En la línea de bajo coste no es de extrañar que ninguna de ambas taperías tengan página web. Simplemente una de Facebook con poca información.

Supongo que este tipo de locales, taperías, gastrobares, etc,  han llegado para quedarse y más en los tiempos actuales. La verdad es que hay que reconocer que te pueden arreglar una comida o cena informal sin gastarte demasiado, por lo que si se sabe a lo que se va y a dónde se va son una opción  válida y alternativa a restaurantes de más fuste.


Perhaps

Plaza Marrón, 7, 10002 Cáceres
927 28 95 47

Alboroque

Plaza del Duque, 10, 10003 Cáceres
927 04 44 85


5 comentarios:

  1. Ya veo que gastronómicamente no van a llegar al cielo pero es que por esos precios poco más de puede pedir. Ojalá en Asturias tuviéramos tapas y no solo raciones.

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que gastronómicamente no van a llegar al cielo pero es que por esos precios poco más de puede pedir. Ojalá en Asturias tuviéramos tapas y no solo raciones.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasarte por aquí Francisco.

    Por cierto, ¿cambiaste el diseño de tu blog de TodoPortugal? No se puede escribir comentarios...

    ResponderEliminar