lunes, marzo 17, 2014

Eirado da Leña (Pontevedra)




Si hay una ciudad poco conocida en España a nivel turístico esa es Pontevedra. Su casco antiguo es sin duda uno de los más bonitos y agradables de pasear que se pueden encontrar en nuestro país y en el tal vez, más emblemático y fotogénico rincón, la Plaza da Leña, se encuentra el restaurante Eirado da Leña. Al mando de los fogones está el cocinero Iñaki Bretal, miembro del grupo Nove. Su lema es: "Tres puntos clave: 1º Producto, 2º producto y 3º producto" y está claro que de eso tienen.

Teníamos reservada la cena de una de las dos noches de nuestra estancia en la ciudad, pero el lleno de otro de los sitios que teníamos pensado para cenar, Bagos, hizo que la primera noche acabáramos también en el Eirado da Leña. Por cierto, que es curioso y a la vez triste, que varios de los llamados “gastrobares” estuvieran hasta la bandera y en cambio el Eirado estuvo prácticamente vacío las dos noches que estuvimos.

Como hicimos dos cenas paso a relatar lo degustado como si hubiera sido solo una.


La carta no es demasiado extensa pero sí lo suficiente para tener unas cuantas alternativas. Nosotros en ninguna de las dos cenas pedimos entrantes ya que ya habíamos entonado el estómago con las tapas que ponen con los vinos que tomamos previamente. Aun
así nos pusieron algunos aperitivos de la casa consistentes en un ceviche de ameixón, un ceviche de navaja, que no probé y un escabeche de lamprea. Muy logrado el escabeche y perfecto para contrastar con el sabor potente de la lamprea.









De carnes probamos el lomo de vaca. 21€. Fantástico el sabor de la carne y perfecta de punto. A veces, qué difícil es conseguir hacer bien lo que parece más fácil.




 

Muy bien también las carrilleras de cerdo ibérico guisadas,18€, suaves, melosas, con excelente cocción y sabor. 







En cuanto a los pescados, excelente el mero con quinoa y remolacha, 24€, otra vez con el punto del pescado perfecto de intenso y persistente sabor.






También probamos un tataki de atún rojo con soja y wasabi, 23€, impecable.






Los postres los probamos todos. 
Muy bien el chocolate y helado de café, 6€.

No le fue a la zaga el de castañas, chocolate, amaretto e hinojo, 6€,





pero los que más nos gustaron fueron el gin tonic, 6€, una espece de deconstrucción de los componentes del gin tonic, muy rico y refrescante y un gran

coulant de avellana, manzana y vainilla, 6€, que fue tal vez el que más nos gustó de los 4, con un conjunto de sabores muy equilibrado entre la avellana, la manzana y la vainilla.





 Para acompañarlos tomamos tres copas de vinos dulces distintas. Tostado de Costeira, 8€, muy bueno pero no tanto como para repetir con ese precio, Casa del Inca, 2,5€ y Ochoa Moscatel, 3€, ambos con una relación calidad/precio mucho más ajustada sobre todo el Casa del Inca.

 
La carta de vinos muy bien escogida y con unos precios sensatos. Como no podía ser menos, bastantes referencias gallegas de las que escogimos dos de la misma bodega. Extraordinario el A Torna dos Pasás Escolma 2008, 32€, toda una sorpresa este vino de intensidad y elegancia a partes iguales. El blanco fue su “hermano” Viña de Martín Escolma 2009, 32€, muy bueno también aunque en este caso tal vez todavía joven.

El pan, 1€ c/u, de buena calidad.


El personal de servicio se redujo a la maitre/sumiller, un torrente de vitalidad y pasión por el vino con la que charlamos largo y tendido aunque seguramente ayudados por el poco trabajo que tuvo, algo triste y más con las inmejorables noches que tuvimos que invitan a salir.

Al final de la cena el propio cocinero nos puso unos petit fours de chocolate totalmente adictivos. Para comer varios kilos.

La sensación final fue muy positiva. Cocina sin estridencias, de sabor, con buena técnica, excelente producto y convincente en la que no te dejas la cartera ni siquiera con los vinos. Además con la ventaja de estar situado en pleno casco antiguo por lo que nos olvidamos del coche. El conjunto hace que lo recomiende vivamente para quien visite la preciosa ciudad pontevedresa.


Eirado da Leña

Plaza Leña, 3, 36002 Pontevedra
986 86 02 25  www.nove.biz/site/index.php?id_empresa=21&idioma=es


11 comentarios:

  1. Y mira que todavía lo tengo pendiente, aunque en espera desde hace tiempo. No sé cómo me arreglo que paso por Pontevedra siempre al trote, liado con algo. No perdono el paseo pero no he hecho apenas comidas relajadas allí. La vez que más tiempo estuve fue atrincherado en Bagos, y con mucho vino para probar y juzgar ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Pontevedra merece un largo paseo. Me parece una de las capitales más desconocidas e infravaloradas de España.

      Eliminar
    2. No sé si tan desconocida ni infravalorada pero el paseo lo merece, sin duda. Además, será tranquilo y agradable.

      Eliminar
  2. Menudo festival vinícola de Anxo. El blanco de escolma no le acabo de pillar el gusto aunque creo que está pensado para el largo plazo. El tinto para beber ya o tiene más recorrido en botella?.
    Los precios de los vinos increíble, casi como en una tienda aunque tampoco debería de ser así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tinto, para tomar por palets ya. Si fueran así todos los tintos gallegos, me convertía. ;-)

      Eliminar
  3. Se me cortó, decía un buen sitio para comer en cabrales con las tres B's

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Arenas no estaba mal un sitio que queda en el centro del pueblo justo en el cruce que tira para Poncebos. No recuerdo el nombre pero era una casona de piedra. Comí allí muchas veces el menú del día y bien.
      En el bar anexo tienen muchas fotos de escaladores.

      Eliminar
  4. Una consulta a los Asturianos........Que restaurantes y sidrerias serían las mejores para degustar unos oricios?
    Gracias.
    Manu.

    ResponderEliminar
  5. Un sitio con una pinta estupenda!!!. Pontevedra merece la pena :-)

    ResponderEliminar
  6. Se me hace la boca agua... Lo anoto para para próximas visitas a Pontevedra.

    ResponderEliminar