viernes, marzo 17, 2017

Tapas 3.0 (Salamanca)



Después de más de una visita fallida a Salamanca en los últimos tiempos, por fin se nos arregló pasar un fin de semana en la maravillosa ciudad leonesa y visitar el Tapas 3.0 del que tantas y tan buenas referencias teníamos. Su chef Jorge Lozano habla de rescatar las antiguas recetas de la cocina salmantina y zamorana con su correspondiente puesta al día, algo que mi diletantismo no me permite juzgar pero que estoy seguro que consigue después de los ricos platos probados.


El local de Tapas 3.0 es difícil que esté mejor situado. A un paso de la plaza Mayor y en plena zona
gastronómica salmantina. La decoración es muy agradable con paredes de piedra y vigas de madera.

Ojeando la carta vemos que se pueden pedir muchos de los platos como medias raciones, haciendo honor al nombre del local, lo que te da la facilidad de poder probar más cosas de lo normal y así lo hicimos.

Comenzamos con las patatas bravas, 3,50€ media, de las que se dice que están entre las 10 mejores de España. No tengo la capacidad de cuestionar esa afirmación pero sí de decir que para nosotros sí que están entre las 10 mejores que hayamos probado. Muy buena fritura y una adictiva salsa. Prueba obligatoria.


 

Seguimos con un canelón de rabo de vaca, boletus y trufa negra. 9€ media. Sabor intenso, potente,
largo… Muy bien.






 
Luego llegaron las  manitas crujientes, mostaza y encurtidos, 5€ media, una sensacional combinación de la grasa de las manitas con la rica salsa de mostaza y el toque agrio de los encurtidos que pedía un bocado tras otro. Se comió en un plis plas.




 
Continuamos el festival cárnico con el cordero adobado y cuchifrito, su jugo al jerez. 7,50€ media.
Para comer un perol de lo bueno que estaba. Tal vez el plato que más nos gustó de la noche además de una buena cantidad para ser media ración.


Y acabamos con el toque más moderno de la noche: pluma ibérica, curry verde, coco y arroz negro frito. 8,50€ media. De este plato no hay foto pero se le pueden aplicar los mismos elogios que a los anteriores.

 
Esta vez llegamos a los postres y mereció la pena aunque tal vez estuvieran un escalón por debajo de los platos salados. Uno fue el postre del chocolater@. 6€. Puro vicio para los amantes del chocolate y muy rico el helado también.



 


El otro fue una tarta de café. 7€ .Notable también.




La carta de vinos no muy extensa pero suficiente y con una representación de varios vinos salmantinos. Nosotros tomamos un Almirez 2014. 23€.  Eso sí, una pequeña crítica: creo que la botella de vino que hay en las mesas, sobra.

El pan de Arapiles, 1,50€. El personal de servicio, eficiente y rápido, a pesar del llenazo que había en el restaurante.

La página web deberían de ponerla como ejemplo de lo que debe ser una web de un restaurante.

No cabe duda que Tapas 3.0 convence claramente. Cocina sabrosa en su máxima expresión y además con el buen detalle apuntado al principio de poder pedir medias raciones de bastantes platos para confeccionar tu propio “menú degustación” de tapas. Se podría decir que es un gastrobar de los que hay tantos últimamente pero aquí se ve bastante más cocina, con mucha base tradicional sin olvidar la innovación y aunque ofreciendo algunos de los típicos platos que se encuentran en estos sitios, yendo varios pasos más allá.
No cabe duda de que es una visita obligada en Salamanca.

Tapas 3.0

Sánchez Barbero, 9, 37002  Salamanca
923 61 96 19 www.tapastrespuntocero.es